Un desprendimiento de tierra en el área de juegos de la urbanización Volare ha puesto en alerta a los habitantes de este conjunto residencial, ubicado en el kilómetro 14 de la avenida León Febres-Cordero, en la parroquia La Aurora, Daule.

Wilson Rodríguez, administrador de la urbanización, explicó que la noche del sábado 23 de enero se registró una fuerte lluvia en el sector. A la mañana siguiente, habitantes del sitio se percataron de que un tramo del área de juegos había cedido por la lluvia.

El río Daule y los esteros Colembas y Tejerías, que rodean Volare, erosionan las orillas desde hace varios años.
Rodríguez indicó que por el canal Tejerías transitan las aguas lluvias de otras urbanizaciones de la zona. Aquel día, y debido a la fuerte lluvia, un espacio de 20 metros se hundió, dejando floja la base del cerramiento del parque.

Sobre el pequeño muro que sostiene las rejas se evidencian grietas por el impacto. También cayó un cajón con una llave de donde se abastecen de agua potable para realizar la limpieza al sitio. Asimismo, cinco señaléticas fueron retiradas por el hundimiento.

La preocupación es que a menos de medio metro está ubicado un poste, además de seis juegos geriátricos, uno a punto de ceder, en caso de presentarse fuertes lluvias.

Rodríguez manifestó que el problema con la erosión y deslizamientos en esta urbanización no es nuevo. Hace pocos meses, un pequeño malecón fue reconstruido, luego de haber caído sobre el canal por el que pasan las aguas lluvias.

La semana pasada, técnicos de la Unidad Municipal de Gestión de Riesgos realizaron una inspección en el sitio, informó Stalin Quiñónez, principal de esa dependencia.

“De esta inspección se determinó que esta área no cuenta con una servidumbre no menor a 8 metros de ancho por toda la longitud del referido estero o canal”, dijo.

Este análisis realizado por Gestión de Riesgos pasará a la Dirección de Obras Públicas. El Municipio informó que se intervendrá ese tramo. (I)