El mantenimiento de un parque en la manzana 28 de la ciudadela Sauces 1, en el norte, ha propiciado que sus moradores soliciten la no inclusión de un cerramiento en ese espacio.

Según los vecinos, este parque ha sido guarida de delincuentes y consumidores de drogas durante varios años.

Carlos Guerrero es uno de los habitantes de este sector en el norte porteño. Explicó que hace algunas semanas llegó personal municipal para realizar tareas de mantenimiento en el parque. Antes ya habían trabajado en un parque cercano.

Contó que al observar que derribaron el cerramiento del parque de la manzana 28, se reunieron para pedir que no lo vuelvan a instalar, pues allí se cometían delitos, sobre todo en las noches y madrugadas.

Publicidad

“Estas rejas tienen más de 30 años. Nos hemos cansado de enviar oficios para que retiren el cerramiento y aprovechamos que están haciendo el mantenimiento para pedir que ya no lo pongan de nuevo”, manifestó Guerrero, quien reside desde hace 38 años en esa zona del norte de la urbe.

El ciudadano sostuvo que a ese parque, con el cerramiento, ingresaban consumidores de droga. También los moradores que cruzaban por las peatonales de las manzanas 28 y 29 eran víctimas de asaltos. Incluso en el interior del parque.

Margarita Rivas es otra vecina del sector que pide la no inclusión de ese cerramiento.

“Estaban diciendo que permitamos al contratista terminar la obra y después reclamar. Yo no le veo sentido. Lo que queremos es que quede abierto el parque, porque con las verjas van a seguir viniendo los delincuentes a hacer de las suyas”, reclamó la ciudadana.

Explicó que, antes de la pandemia, los niños no podían utilizar ese espacio, pues los juegos estaban oxidados y el sitio estaba tomado por personas que no pertenecían al sector.

Además sostuvo que el sitio era usado por integrantes de una escuela contigua para la realización de actividades físicas y que los conflictos eran reiterados con su propietaria.

Publicidad

Actualmente, desde hace dos semanas están paralizadas las tareas de mantenimiento.

Guerrero manifestó que envió un oficio hace pocos días dirigido a la Dirección de Áreas Verdes, “para pedir que se escuche nuestra voz y que no pongan ese cerramiento”.

Incluso están recogiendo firmas de los vecinos que están de acuerdo con que se retiren las verjas alrededor del parque.

También se han comprometido a formar un comité entre moradores del sector para cuidar ese espacio público, así como el de la manzana 29.

“Hemos pasado encerrados por la pandemia. Queremos respirar, salir un momento por lo menos a tomar aire en un espacio abierto. Este parque es pequeño y aún así quieren ponerle rejas”, expresó Patricia Guzhñay, otra moradora.

Una de las peticiones de los vecinos es la instalación de máquinas geriátricas para los adultos mayores de ese sector.

Inseguridad

No solo el cerramiento del parque es motivo de reclamos por parte de los vecinos de la manzanas 28 y 29 de Sauces 1.

En las últimas semanas se han registrado robos a personas en calles aledañas. Aseguran que los delincuentes transitan por la zona para buscar víctimas o casas abiertas.

“Aquí se están llevando la memoria de los carros. Ahora poco le robaron a una chica aquí en la manzana 29 en la mañana, vino una moto, le arrancharon el celular aquí en la peatonal de mi casa”, manifestó una de las vecinas.

Además de mayor patrullaje policial en las peatonales y parques, solicitan la instalación de una cámara de videovigilancia de la Corporación para la Seguridad Ciudadana (CSCG). En los próximos días enviarán un oficio para que se apruebe esta petición. (I)