El diagnóstico revela que nueve de cada diez menores de entre 10 y 12 años no cumplen el estándar mínimo de lectoescritura establecido para un niño de 7 años, correspondiente al tercero de educación básica.

Durante un trabajo coordinado entre la Dirección de la Mujer y el Centro de Desarrollo y Autogestión con representantes de Unicef se levantó una muestra de 1.500 menores (del total de 6.000 beneficiarios del programa municipal Educando en el camino, que se ejecuta en el sector de Monte Sinaí).

Esta iniciativa avalada por el Ministerio de Educación se desarrolla desde el 12 de octubre del año anterior, en el contexto de la pandemia del COVID-19.

Monte Sinaí es uno de lo sectores que surgió en Guayaquil como un asentamiento humano informal, los niveles de pobreza allí son altos. La conexión a internet es escasa y como la crisis sanitaria impuso la modalidad virtual de estudios el cabildo diseñó Educando en el camino para paliar las necesidades de este sector.

Publicidad

El plan beneficia a niños de 6 a 13 años, de segundo a séptimo año de educación básica, que reciben apoyo educativo de 273 tutores (80% mujeres) y 14 técnicos locales, lo que hará posible que aprueben el año escolar 2020-2021.

“Este es un problema prepandemia, es una crisis del sistema educativo en general. En ese sentido, este tipo de proyecto es más pertinente porque el pronóstico a nivel mundial es que la pobreza de aprendizaje va a subir 10 puntos porcentuales”, expresó Ana Vohonen, oficial de Educación y Primera Infancia de Unicef, con relación a los resultados de la muestra aplicada en Monte Sinaí, en el noroeste de la urbe.

¿Qué se hará ante esto?

Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil, anunció que el programa Educando en el camino se prolongará hasta fin de año y se extenderá a los niños de entre 3 y 5 años, porque es muy importante atenderlos desde la primera infancia.

“Este proyecto es tan innovador y tan pertinente para el contexto, tanto de la pandemia como de la crisis de la educación, en el país, la región y a nivel mundial. Queremos complementar estos datos cuantitativos con los cualitativos, luego la medición, pues podemos hacer una nueva en mayo, en el inicio del nuevo ciclo Costa y al final de año, en diciembre”, agregó Vohonen.

La integrante de Unicef señaló que si bien en Monte Sinaí, populosa zona de la ciudad, nueve de cada diez menores tienen estándares muy bajos, a nivel de país siete de cada diez niños están en esa situación.

Publicidad

Respecto al apoyo pedagógico que están recibiendo los beneficiarios del proyecto municipal, Joaquín González-Alemán, representante de Unicef, resaltó la calidad del servicio que no tiene costo para las familias que acceden.

“Dar un acompañamiento educativo que no reemplace a la escuela sino que nos ayude a continuar a que los niños sigan enganchados, pues el peligro que existe es que se descuelguen de la escuela y no vuelvan porque llevan mucho tiempo fuera del colegio, encerrados y el riesgo es que cuanto más tiempo pasa más riesgo tienen de no volver”, reflexionó él.

Tanto González-Alemán como Ana Vohonen presentaron a la alcaldesa Cynthia Viteri los resultados del análisis aplicado en Monte Sinaí, en una reunión que mantuvieron el martes y en la que también participó Vivianne Almeida, principal de la Dirección de la Mujer.

Otros problemas en el sitio

No todos los niños están registrados, en cuanto a inscripción y cédulas de identidad. La tensión en los hogares por la crisis económica genera maltrato y violencia familiar.

“Nosotros estamos trabajando también con DYA (Centro de Desarrollo y Autogestión) en un sistema de vigilancia epidemiológica comunitaria. Los vigilantes comunitarios de DYA tienen en su mano todos los casos de VIH, COVID-19, diabetes, de violencia, de no registro. Entonces de alguna manera esos datos los tenemos que poder utilizar para dar respuesta”, expresó González-Alemán en la reunión.

Esa información corresponde a 11 cooperativas, agregó.

Este mes se hará un levantamiento cualitativo con grupos focales y demás. (I)