Las fábricas y empresas en Durán, cantón vecino de Guayaquil, aumentaron en los últimos años, al igual que la población que se asentó en sus alrededores. Ahora hay un poco más de 350 firmas, según el censo más reciente que tiene esta localidad, indica su alcalde.

Ante su crecimiento –fomentado hace varios años por incentivos productivos para quienes se instalaban fuera de Guayaquil, así como por los precios de sus predios– en el 2015, el Municipio de Durán expidió una ordenanza para delimitar las zonas de consolidación y expansión industrial, que incluye los parques industriales, logísticos, bodegas y otros, pues la expansión en esta área continuaba.

En ese año y en esa ordenanza, 2015, se determinó la denominada gran zona industrial dividida en ocho polígonos con sus límites respectivos, donde también se pueden expandir las industrias una vez ocupadas todas las zonas llamadas de consolidación.

Solo en el polígono cuatro se excluía a la lotización Brisas del Santay, un sector residencial (y de conservación) con crecimiento controlado. El resto, es de uso industrial.

Publicidad

En este cuarto polígono está la empresa Procarsa, en el km 6,5 de la vía Durán-Tambo, donde se originó un incendio la noche del lunes 2 de noviembre, que contaminó el martes otra área (donde estaban bobinas de papel). El incendio pudo controlarse el jueves, según autoridades, pero hasta el viernes 6 seguían las tareas para terminar con los focos de calor.

Habitantes de la lotización Brisas del Santay sintieron temor la noche del lunes 2 cuando vieron que las llamas del incendio no podían ser controladas y que más de 600 bomberos de 15 cantones acudieron a esta emergencia, considerada la más grande de la zona industrial en este cantón.

Pero este incendio develó también algunas irregularidades que se estarían cometiendo en la zona, además de falencias. Una de estas, la falta de renovación anual de los permisos obligatorios (como el del Cuerpo de Bomberos, de funcionamiento de bodegas y otros), además de la implementación de las correcciones y observaciones dadas tras las clausuras o visitas a empresas, fábricas y negocios, se dijo.

Aquella problemática se habría ahondado con la pandemia del COVID-19, por el confinamiento y con el teletrabajo en algunas áreas de industrias.

En el caso de Procarsa, el alcalde Dalton Narváez afirmó que se sancionará (multa) a la cartonera porque no tenía permisos para almacenar bobinas de papel (materia prima) en otras áreas exteriores (tenían permiso para un área) y porque incumplía con las observaciones dadas por los bomberos.

Por esto último, la cartonera fue clausurada en agosto pasado. En febrero habrían tenido otro incendio en un canchón de bobinas, a lado del estero San Camilo y tenían permiso provisional, aseguró.

Publicidad

A eso le suman un informe contrario de Ambiente de la Prefectura, según Narváez. Tras esa clausura, representantes de la empresa habían firmado un acta de compromiso.

"Prácticamente era clandestino lo que tenían ahí (otras áreas para almacenar bobinas) y lo peor de todo, el martes 3 en la mañana se les sugirió sacar las bobinas porque estaba el incendio fuerte o en su defecto, permitir a los bomberos inundar, mojar todo por si acaso le caía alguna de estas llamas. Dijeron que no, que era materia prima y que el seguro no cubría eso, y en la tarde se incendió", dijo el funcionario.

Por esas razones, y adicional a las multas, les cobrarán los gastos generados en controlar el segundo incendio registrado la tarde del martes, que incluye también el daño a vehículos y herramientas, se aseguró.

Hasta el cierre de esta edición, Procarsa, que ya retomó sus operaciones, no se pronunciaba sobre las declaraciones y acciones anunciadas por el Municipio de Durán.

Los controles a las industrias se hacen semanalmente y de forma aleatoria, según funcionarios del cabildo.

Y están a cargo de las direcciones municipales de Gestión de Riesgo, de Justicia y Vigilancia y del Cuerpo de Bomberos, entes que revisan permisos de funcionamientos, usos adecuados del suelo, sistemas contra incendios... y ahora también los controles de bioseguridad para prevenir el COVID-19, cuenta Eduardo Quimí, director de Gestión de Riesgos del cabildo de Durán.

Otros habitantes comentaron que en zonas aledañas a Brisas de Santay se estaría dando un uso de suelo industrial a una parte que sería residencial. Ponen de ejemplo a un lote que tuvo calles y una laguna artificial y que ahora estaría siendo rellenado.

Habitantes de Brisas de Santay harán un plantón este miércoles 11

Son habitantes de Brisas de Santay. Cuentan que son más de 400 familias las que viven en esta lotización, la única residencial que está en el polígono industrial delimitado en el 2015 por el Municipio de Durán, mediante una ordenanza vigente.

Para este miércoles 11, sostienen parte de sus moradores, harán un plantón, a las 07:00, para pedir que la cartonera se retire del área y que el cabildo presente y aplique el plan parcial para Brisas de Santay del que se menciona en la ordenanza del 2015.

Con el incendio de la cartonera, a Brisas de Santay no se la evacuó porque no se lo consideró necesario, pues no hubo afectación en ese radio y se tomaron medidas a tiempo para evitar aquello, contó, el viernes 6, Eduardo Quimí, director de Gestión de Riesgos del Municipio.

Tras el incendio de la cartonera se harán nuevos estudios de las viviendas asentadas en la zona y análisis de las afectaciones y vulnerabilidades que podría tener Durán con un siniestro similar al de la semana pasada, dijo Quimí. (I)