Danny Hernán P. P fue condenado a trece años de prisión por el delito de comercialización de pornografía con utilización de niños, niñas y adolescentes. Así lo dictaminó el Tribunal de Garantías Penales, conformado por los jueces Guedis Cevallos, Segundo Mina y Marlon Castro, durante la audiencia de juzgamiento realizada el jueves pasado.

Entre las pruebas presentadas por el fiscal de la Unidad de Delincuencia Organizada (Fedoti), Fernando Bonoso León, constaron los reportes de las alertas del sistema informático con la dirección IP de las computadoras incautadas.

Asimismo, el acta de evidencias que detalla el ordenador decomisado, informes de seguimientos efectuados al procesado, órdenes de allanamiento a un domicilio, un local comercial, celular, entre otros.

Además, las autoridades revelaron que en la cuenta electrónica del ciudadano se encontró un total de 1.400 imágenes y 2.600 videos con material pornográfico infantil.

Acogiendo el pedido de la Fiscalía General del Estado, también se impuso una multa de 60 salarios básicos unificados ($ 24.000) para el procesado.

Las investigaciones partieron desde septiembre del año pasado, cuando el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos dio la primera alerta.

El organismo había detectado conexiones a páginas web con contenido de pornografía infantil, como videos o imágenes, a través de un programa especializado. Con esa información, las autoridades policiales procedieron a la detención del ciudadano en octubre del 2019, mediante un operativo ejecutado en el suburbio de Guayaquil.

En agosto de este año se detuvo a una pareja que abusaba sexualmente de una menor de edad y grababa los hechos con un celular. Asimismo, en Quito, cuatro hombres fueron detenidos por la difusión del video del abuso de otra menor de edad.

De acuerdo con el artículo 104 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), se sanciona con pena privativa de libertad de diez a trece años, a la persona que publique, compre, posea, descargue, almacene, importe, exporte o venda, por cualquier medio, para uso personal o para intercambio, pornografía de niños, niñas y adolescentes. (I)