“Estamos viviendo momentos durísimos, los más duros que yo he vivido como voluntaria en 32 años”, dice con la voz entrecortada Pepita de Zevallos, quien creó y dirige la Fundación María Gracia, y que ahora está al frente de la campaña Únete Ecuador, una iniciativa particular para ayudar a los más afectados por la pandemia del COVID-19, así como a personal médico, con la colaboración de deportistas, profesionales independientes, empresa privada y voluntarios.

“Nosotros estuvimos en el terremoto del 2016, también cuando se cayó el avión en Manta en 1996, tragedias de otro matiz porque podíamos ir a ayudar allá; hoy estamos encerrados, pero desde el encierro nos toca ayudar”, dice.

Así, desde el encierro, pensó primero en el personal médico que está en primera línea de contagio para conseguirles ropa e implementos de protección y el futbolista Enner Valencia, desde México, ofreció 14000 mascarillas N95 que se consiguieron en China, “y están listas para ser embarcadas”.

Enseguida se unieron otros futbolistas como Cristhian Noboa, Esteban Dreer y Manu Balda, así como el grupo Salvar Vidas del Banco Guayaquil, el Municipio de Guayaquil, la Prefectura del Guayas y el CEECG, grupo de empresarios liderados por Jaime Nebot, que han donado dinero y ayudado de diferentes maneras. “

Publicidad

Inmediatamente nos dimos cuenta de que la gente se estaba muriendo asfixiada, muriéndose en el intento por llegar a un hospital que están colapsados, sin tanques de oxígeno, y tuvimos la propuesta del ingeniero Cristian Petersen de transformar los tanques de oxígeno industrial a cilindros domésticos, mediante ciertas adaptaciones y conseguimos válvulas y reguladores, pero cuando volvimos por más ya habían desaparecido, cayeron en manos de especuladores que hoy nos piden hasta 300 dólares por un regulador que compramos en 56 dólares”, se lamenta.

Sin embargo, todos los días siguen en la tarea de ver cómo proveen a la gente de oxígeno. “Son innumerables las llamadas que recibo a diario por oxígeno y medicinas y muchas veces cuando llamo a decirles que ya les tengo el oxígeno, me dicen ‘no se preocupe, ya falleció’”.

Otro de los obstáculos, señala, es que cuando ya tienen el cilindro, tanque y regulador y deben recargarlo, se encuentran con filas gigantescas mientras el familiar espera sin oxígeno. “Estoy pidiendo a las envasadoras de oxígeno que extiendan sus horarios, que trabajen las 24 horas, que pidan la colaboración de las Fuerzas Armadas y sus empleados estén debidamente protegidos, pues muchos de ellos se han contagiado porque los tanques llegan contaminados”, manifiesta.

27 de los tanques fueron enviados al hospital del IESS y funcionan desde hace tres semanas salvando vidas.

Publicidad

Pepita espera que los tanques de oxígeno que Petroecuador prometió lleguen a los hospitales, para de esa forma dedicarse solo a los pacientes que no pueden ser atendidos en los hospitales y están en casa. “Nosotros les damos el tanque de oxígeno sin cobrarles nada, solamente una pequeña garantía para que devuelvan el tanque”.

Además de las mascarillas, dice Pepita, hacen falta otros implementos como visores protectores, por ejemplo, que están tratando de conseguir, pero faltan recursos. “Por ello hemos abierto la campaña Únete Ecuador, para facilitar las donaciones”, puntualiza.

Hace 15 años, Fundación María Gracia realizó una campaña para facilitar un trasplante de órgano en un niño, y no solo consiguió que se realizara en uno sino en cuatro niños, gracias a que las empresas de telefonía celular se unieron y la ciudadanía podía colaborar mediante mensajes de un dólar. Por ello hoy pide a las telefónicas que vuelvan a colaborar con la ciudadanía abriendo sus plataformas para las donaciones de un dólar, y que así todo el país pueda aportar.

Pepita cuenta también con la ayuda del Banco de Alimentos. “Hay mucha gente que no tiene alimentos, entonces les pasamos el dato a ellos y van, así como el Municipio y la Prefectura”, añade. (I)

Publicidad

‘En un mes se han recolectado 127 tanques para salvar vidas’

Pepita de Zevallos habla de las lecciones que deja el coronavirus: “Una de ellas es que nadie es intocable y que no nos llevamos nada... Nosotros nos hemos demorado casi un mes en recolectar 127 tanques de oxígeno y hay empresas que me llaman a decirme que me compran los cilindros para sus dispensarios, para guardarlos.

Esto está sacando lo mejor y lo peor de la gente. Yo sé ahora quién es quién”.

Para los que pueden y quieren hacer donaciones está disponible la cuenta corriente 645595 RUC 099107793001. También ingresando a la página www.fundacionmariagracia.org.ec pueden donar en memoria de los caídos por el COVID-19. Al hacer la donación le llega a la familia la tarjeta de condolencia y el nombre de quien la hizo. Únete Ecuador también necesita de un furgón para trasladar los cilindros. (I)