Publicidad

Cynthia Viteri: ‘Déjenos manejar la ciudad; déjennos si ustedes no han podido’

Alcaldesa defiende el plan de aislar zonas de Guayaquil. El jueves en la tarde dio una entrevista telefónica a este Diario.

La alcaldesa Cynthia Viteri volvió a sus recorridos públicos el jueves, tras superar el coronavirus. Foto: redaccion

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, estuvo 22 días aislada luego de que el 17 de marzo le detectaran coronavirus y lo hiciera público el día 19. Después de dar positivo en una prueba del Ministerio de Salud y tener solo una gripe como síntoma, a los 14 días se hizo otro examen y ya dio negativo; el miércoles se hizo el segundo test, también negativo, y el jueves reanudó los recorridos. Asegura que a quien más fuerte le pegó es a su esposo, que ha perdido 20 libras de peso, casi está sin voz y aún convalece, así como a un hijo, de 19 años, y a una empleada de su casa. El jueves en la tarde dio una entrevista telefónica a este Diario.

Guayaquil está sufriendo la peor plaga del siglo, viendo morir a su gente en las calles o en las casas. Usted dio una cifra de 1500 muertos en una entrevista, ¿de dónde sacó eso?
Dije que en este momento el Gobierno acepta que hay alrededor de 500 muertos relacionados al coronavirus. Por qué relacionados, dicen unos con diagnóstico y otros sin la prueba pero con síntomas. Hice la comparación de fallecidos en enero, febrero y marzo de 2019, y enero, febrero y marzo de 2020, la diferencia en marzo de un año con el otro es de 1500 personas fallecidas. No significa que todos murieron de coronavirus, pero fueron diálisis no realizadas por estar atestados los hospitales, de enfermedades del corazón no atendidas. Son 1500 muertes más con relación al 2019.

Es evidente que no cuadran las cifras. Pero hemos llegado a esta realidad. Cada uno tiene su culpa, desde la población hasta las autoridades nacionales y locales. Usted, ¿qué parte de esa culpa asume?
Cualquiera que la gente pueda evaluar. Aquí no es cuestión de decir que algún gobernante del mundo tuvo más culpa o menos culpa. Esta es una pandemia, que no han podido ni EE. UU., ni China, ni Italia, ni España. Aquí, la ciudad escogida fue Guayaquil. Una persona llegó por aire, como la paciente cero, como llegó uno de Panamá, en 1842, por barco, con la fiebre amarilla... Una persona. Y luego de haber sido diagnosticada y días después dijeron que estaban permitidos los espectáculos y partidos de fútbol.

Lea también: Municipio propone aislar a Guayaquil por sectores debido a pandemia de coronavirus

Publicidad

Pero no solo fue la paciente cero, también siguieron llegando los vacacionistas de Europa, migrantes...
Llegaron a todo lado y de todo lado. La Costa estaba de vacaciones y mucha gente se fue a pasar en EE. UU. y otros volvieron de Europa a pasar con su familia. Y cuando llegaron sencillamente no guardaron las medidas que se debían guardar... Y el virus se esparció y estamos como estamos, con cifras que no conocemos. Mientras dicen que hay más de 4000 infectados, eso no demuestra lo que pasa, es la capacidad que tiene el Gobierno de hacer pruebas, y en medio de una ciudad como Guayaquil de 2,75 millones de habitantes han hecho a nivel nacional solo unas 15 000 pruebas.

Y la gente se enferma y se cura por su cuenta o muere en las casas. O sale y contagia a más...
Bueno, yo hubiera sido una de esas personas, hubiera sido una portadora con una simple gripe si el Ministerio de Salud no hubiese tenido la sapiencia de hacerme la prueba... Ayer murió el abuelo de mis sobrinos, de los hijos de mi hermana. ¿Por qué?, por falta de diálisis por el desborde de los hospitales y no se le hizo el examen de coronavirus... Ayer, mientras hablaba con los bomberos, aquí gritaban mis sobrinos, lloraba mi hermana por la muerte de don Alfonso... Va el ángel de la muerte tocando muchas puertas…

¿Por qué Guayaquil, otra vez, qué no se hizo?
Cuando digo lo que ha pasado me dicen que es pelea política, cuando no lo digo entonces me dicen “usted debió haber hecho algo respecto a esto”. Yo no tengo competencias en salud ni con la fuerza pública, ni levantamiento de cadáveres. Sin embargo, he puesto contenedores, abierto hospitales, levantado en quince días un hospital de cuatro años de abandono, he puesto 540 camas, médicos hospedados en los hoteles. El lunes tengo a 80 (médicos) más, no era lo mío pero ya tengo 700 000 kits de alimentos para 100 000 personas para los siete días de cada familia y los insumos que los estoy repartiendo a los médicos que están en los hospitales públicos, desde trajes, mascarillas, alcohol, guantes se los estoy repartiendo al Gobierno. A las Fuerzas Armadas les puse vehículos y 50 camas al hospital, porque no tenían y gasolina para el toque de queda... Evalúen y si soy culpable de eso, okey...

Guayaquil ha pasado a la historia como una ciudad de desastre, a nivel internacional se la ha tomado como el peor ejemplo de Latinoamérica. Eso cae sobre los ciudadanos, sobre las autoridades locales y lógicamente sobre el Gobierno…
En lo que se refiere a los medios internacionales, aquí sí hago una protesta a nivel internacional y a través de este Diario al presidente de El Salvador de tratarnos de hacernos ver como la peste del mundo. Guayaquil es la víctima de una epidemia mortal... Somos víctimas, no agresores.

Entonces reclame, levante la voz y diga que Guayaquil merece mejor atención...
Hace dos semanas envié un plan que tienen que participar necesariamente las Fuerzas Armadas... Le exijo al Gobierno Central que el plan que le presenté hace dos semanas a través de la ministra (María Paula) Romo se efectúe en la ciudad de Guayaquil. Les pongo el alimento, la limpieza con Hércules de las calles, las mascarillas, el gel, la protección, la desinfección de los hogares, yo lo que necesito es que me digan la lista de los sitios que deben ser cercados y que me pongan a las Fuerzas Armadas y que se puedan llevar ellos a los contagiados luego de las pruebas. Es lo mínimo que pueden hacer por Guayaquil.

Esta es mi ciudad y tampoco voy a permitir que presidentes de otras naciones, con el respeto del mundo que les pueda tener, vayan a tratar a mi ciudad como la peste mundial. Somos víctimas, no agresores en esta guerra silenciosa”.Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil

¿Qué otras alternativas hay, qué más se puede hacer?
Lo que hizo Corea (del Sur), miles de pruebas, incluso a las personas que no tenían síntomas. Aisló e identificó a los que tenían coronavirus para recuperarlos y protegerlos y protegió a su personal de salud. Y aparte proteger a los que recogen la basura, a los policías metropolitanos, a la Policía Nacional y Fuerzas Armadas... Tener una guía de manejo terapéutico, unos dicen tomen plaquinol, otros azitromicina, todo el mundo habla de lo que se debe tomar y no hay un protocolo público...

Dígaselo públicamente al presidente Lenín Moreno, a lo mejor sus funcionarios le dicen que todo va bien y solo recibe esos informes...
Al presidente de la República, sencillamente, (que tome) una decisión: él maneja la fuerza pública, la salud de este país, nosotros les presentamos un plan para manejar la ciudad, permítanos manejarlo, permítanos manejarlo con la fuerza pública y la salud de este país, déjennos a nosotros si ustedes no han podido.

Si el plan es tan efectivo, ¿qué pide usted?
Poder hacer los cercos, el plan de aislamiento, es lo principal. De qué vale si hay mucha gente en la calle, asintomáticos que van contagiando a todo el mundo... Aquí vamos curando a la gente, pero no tomando ninguna acción para impedir que la pandemia se siga expandiendo, como la que le estoy planteando, denos la fuerza pública y salud, esa es mi petición al presidente, para implementar el plan de aislamiento que he enviado hace dos semanas a ministerio correspondiente.

El sistema de salud nacional no estaba preparado, nunca lo estuvo, no estaba preparado ni para las ocasiones normales de enfermedades normales, ahora menos con una pandemia que no teníamos desde 1842. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?