Publicidad

8 de abril: Educadores y bomberos entre fallecidos en época de coronavirus en Guayaquil

El país va perdiendo a valerosos hombres y mujeres durante esta pandemia.

Hasta la tarde de ayer, Ecuador contablizaba más de 3700 contagiados y 191 fallecidos por coronavirus en el país. Además, en los últimos días, se han sumado muertes por otras razones. Foto: José Beltrán Foto: redaccion

Empresarios, vendedores informales, personas que vivían solas, dirigentes deportivos, músicos, periodistas, comerciantes, funcionarios públicos, profesionales en diversas ramas, choferes y más fallecen en estas semanas de crisis sanitaria.

Se van de un momento a otro, dejando su legado de trabajo en su comunidad, en el ámbito público o privado.

Desde el pasado martes 7 de abril, este Diario publicará semblanzas de parte de las víctimas del coronavirus y otras enfermedades. Guayaquil y el país pierden a grandes hombres y mujeres y sus familiares se hallan afligidos por su partida.

Antonio Lacera, capitán del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil

Publicidad

Durante 33 años, el capitán Antonio Francisco Lacera Ochoa combatió incendios de Guayaquil, entre esos el de Almacenes Antón Hermanos, en 1985.

Así lo recordó el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil al anunciar la partida del miembro de la casaca roja que se caracterizó por su vocación de servicio, pasión y ejemplo de futuras generaciones.

Falleció a sus 61 años tras batallar por algunos días en una casa de salud. Uno de sus orgullos fue la herencia que dejó a su hijo, el subteniente Tony Lacera, quien sigue sus pasos desde hace 9 años.

Carlos Muñoz Rosado, doctor en Leyes

El abogado Carlos Eduardo Muñoz Rosado, quien cumplió funciones como juez del Tribunal de Garantías Penales de Guayaquil y formador de la Escuela de la Función Judicial, falleció con coronavirus.

El catedrático de la Universidad de Guayaquil fue recordado por familiares, colegas y alumnos.

“Para su familia, un pilar fundamental; para sus alumnos, un docente excepcional; para sus amigos, un compañero leal; y para el Estado ecuatoriano, un servidor público con una trayectoria apegada a la justicia y derechos humanos”, dijo Leonardo, uno de sus hijos, quien estudia en Suiza.

Publicidad

Mario Arámbulo, formador de deportistas

“Deja sus enseñanzas, su ejemplo, su sencillez, su entusiasmo por multiplicar las artes marciales”, escribió en redes sociales Jessy Monroy, vicepresidente de la Asociación de Cinturones Negros de Artes Marciales del Guayas, sobre el maestro Mario Arámbulo Benavides.

Él lideró la formación de cientos de jóvenes de varias asociaciones y planteles educativos, incluyendo a su querido colegio Vicente Rocafuerte.

Otros exalumnos y allegados lo recordaron como “el sensei” por su disciplina, ejemplo y acertada orientación durante sus clases.

Carlos Quinde y Henry Gallardo, sacerdotes

Como un sacerdote alegre, exigente y siempre atinado con su consejo, lo calificaron fieles que acudían a sus misas en la parroquia San Antonio de Padua, de Urdesa norte.

El padre Carlos Quinde, que ingresó al sacerdocio luego de enviudar, falleció el pasado 28 de marzo tras un paro cardiorrespiratorio en la casa parroquial.

El 2 de abril pasado, la Arquidiócesis de Guayaquil también comunicó la lamentable partida del padre Henry Gallardo, vicario judicial y párroco de Santo Tomás Moro, en Guayaquil, que colaboró como docente en la U. Católica.

Jorge Vintimilla, ilustre docente

Jorge Vintimilla entregó su vida a la labor educativa de decenas de promociones del colegio San José La Salle, institución en la que se graduó en la promoción 16.

Desde los años 60 colaboró como docente de Matemáticas y Dibujo hasta ser inspector de secundaria.

“Sobran las palabras de respeto hacia él. Un caballero muy estricto y educado”, escribió Gianpaolo D’Stteffano, uno de sus exalumnos, quien se unió a los mensajes de pésame a través de las redes sociales.

Se conoció que el arquitecto falleció en la clínica Guayaquil tras presentar síntomas de coronavirus.

Mario Jara, galeno municipal

El doctor Mario Jara Naula dedicó más de dos décadas al cuidado de pacientes que asistían a centros de salud municipales. Su último cargo fue como jefe del Hospital del Día municipal Dr. Ángel Felicísimo Rojas y antes se desempeñó como jefe del Hospital del Día municipal Cisne 2.

Falleció el 21 de marzo tras un paro cardiaco, informó el Municipio, ente que ofreció sus sentidas condolencias por la partida del funcionario de la Dirección de Salud.

Como un gran ser humano siempre colaborador fue descrito Jara por familiares y colegas a través de redes sociales. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?