Con el propósito de mejorar el ornato de la urbanización Rinconada del Lago, realizan un estudio para hallar soluciones a la turbiedad del lago artificial, su principal atractivo.

Ángel Carchi, administrador, comenta que en los próximos días una empresa que está haciendo el análisis del agua dará recomendaciones para resolver el inconveniente.

“Hay productos químicos, sistemas de equipos, además aireadores, podrían decirnos también que hay que dragar el lago. Hay que ver qué nos sugieren”, expresa.

El lago es un área comunal, en la que solo se permite paseo en bote de remo, y hay peces que no son afectados por la turbiedad, dice.

“Se usa agua del río Babahoyo para el lago, lo que pasa es que cuando no se le da aireación, cuando están muertos y no se renueva el agua se llenan de algas verdes. Si usted visita varias urbanizaciones lo verá, nosotros tenemos menos y queremos mejorarla más, el alga conlleva a que tengamos malos olores y que se mueran las especies; a nosotros no se nos mueren las especies”, indica.

Añade que las aguas de los ríos no son claras, son turbias, y los lagos de las urbanizaciones tienen muchos años y que en algunos casos se ha formado mucho sedimento que entra de los afluentes.

El lago tiene 20 000 metros cuadrados de ancho y unos 90 centímetros de profundidad, está rodeado de las casas y árboles.

Carchi dice que pusieron luces en el lago, bajo el agua, y “funcionan pero no como debería”. “Si usted está en una piscina y le prenden las luces de la piscina, por la claridad de la piscina usted ve perfecto, pero cuando un lago tiene mucha turbiedad las luces acuáticas no van a rendir al 100 %”, añade.(I)