Actualizado a las 17:30

El local comercial de Pilar Anguieta abrió sus puertas con normalidad en la atención de venta de  uniformes escolares  en los alrededores del Mercado Central. Hasta el mediodía, ella y sus colaboradoras ya habían recibido a unas 150 personas pese a que la fecha fue declarada como día feriado por el Gobierno.

“Hay que aprovechar que estamos en temporada para vender, ha venido más gente que ayer (martes), siquiera un 30% más de lo normal”, comentó la dueña del local que como otros de la zona tenían alta demanda por el inicio del año escolar en la región Costa.

Así, otros comercios, comedores y hasta algunas dependencias públicas abrieron sus puertas, a su vez varias entidades bancarias atendieron en horarios especiales. Unos pocos se acogieron al feriado que este viernes 3 de mayo tendrá otro asueto.

“Nosotros no nos debemos a un jefe, por eso  igual atendemos a la clientela, esta fecha es clave (por pago de sueldos)”, comentó David Mariscal, quien abrió su local de venta de elevadores de vidrio para autos en las calles Vélez y Los Ríos, de 08:00 a 17:00.

Entidades bancarias localizadas en centros comerciales como el Mall del Sur tuvieron largas filas de usuarios que en pleno inicio de mes buscaban realizar algún trámite.  Asimismo, en el Registro Civil del centro y dependencias de la Judicatura la atención fue normal, aunque menor que lo cotidiano.

En la ventanilla única de atención del  Municipio de GUayaquil hubo un tercio de los requerimientos diarios (600), contó Orlando Centeno, coordinador. Allí, 26 empleados dieron atención.

Mientras, choferes debieron tomar rutas alternas a la avenida Eloy Alfaro y Olmedo, ya que en la mañana se dieron marchas por el Día del Trabajo. El tráfico se concentró en los alrededores de sitios de comercios. (I)