Actualizado a las 19:10

Mientras en el Ecuador hay al menos dos zonas en emergencia por las lluvias, en este caso Babahoyo (Los Ríos) y Chillanes (Bolívar), organismos meteorológicos regionales citan la presencia del fenómeno El Niño en la faja costera del sur del Pacífico.

“Dadas las condiciones actuales y las proyecciones de los modelos, se calcula que la probabilidad de que tenga lugar un episodio de El Niño durante el periodo de marzo a mayo de 2019 oscila entre el 50% y el 60%”, señala el informe del Centro Internacional de Investigación del Fenómeno El Niño (Ciifen), con base en datos recopilados por los centros mundiales de Producción de Predicciones a Largo Plazo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Dicho informe especifica, sin embargo, “que la posibilidad de que se produzca un episodio intenso de El Niño es baja”. Agrega que las proyecciones para la segunda mitad de 2019 son aún inciertas.

Publicidad

Especifica que en enero y principios de febrero de 2019, la temperatura superficial del mar en el Pacífico tropical se mantuvo acorde con un episodio de El Niño o justo por debajo (según los umbrales que se tomen como referencia). “Asimismo, a finales de enero se dieron condiciones atmosféricas típicas de ese fenómeno”.

El informe difundido por el Ciifen explica que se prevé que la temperatura superficial en las partes oriental y central del Pacífico tropical sea entre unos 0,6 y 0,9 grados centígrados superior a la media durante el periodo de marzo a mayo de 2019. Por ello, “parece poco probable que vaya a formarse un episodio de El Niño de fuerte intensidad”, insiste.

El fenómeno de El Niño se caracteriza por el calentamiento del mar con valores por encima de los normales para la época. Generalmente esta anomalía se presenta en diciembre todos los años, pero cuando hay desajustes se extiende a los meses próximos. Los efectos de ese calentamiento son el aumento de lluvias en los países costeros, en este caso Ecuador.

En las últimas semanas, las lluvias intensas han provocado inundaciones en localidades de varias provincias costeras, así como deslaves en vías y desbordamientos de ríos que han dañado los cultivos.

Uno de los sectores más afectados en las últimas horas ha sido el cantón Chillanes, en Bolívar, donde el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) declaró el nivel de alerta naranja en dicha parroquia por la recurrencia de precipitaciones.   

Además, la entidad de Riesgos dispuso a los Comités de Operaciones de Emergencia provinciales y cantonales de Bolívar mantenerse en estado de alerta y operativos en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones.  

Publicidad

Babahoyo también está en emergencia por 60 días, declarada por el Comité de Operaciones (COE) y el alcalde de la ciudad, Guido Silva.

Agua turbia

Las lluvias generaron que los afluentes que abastecen de agua cruda a la planta de tratamiento de El Ceibal lleguen con altos niveles de turbiedad, por lo cual desde ayer las autoridades decidieron suspender la potabilización de agua para Manta.

Reserva

Este miércoles, en los tanques de reserva había unos 23.000 m³ para ocho horas. (I)