La Capilla Sixtina de los Andes está en riesgo por lluvia y olvido

La Sixtina de los Andes, en riesgo por lluvia y olvido La Sixtina de los Andes, en riesgo por lluvia y olvido
La Sixtina de los Andes, en riesgo por lluvia y olvido
Arquitectos y expertos en restauración inspeccionan los murales de la iglesia en Curahuara de Carangas. AP
La Sixtina de los Andes, en riesgo por lluvia y olvido
El mural más grande muestra el reinado de Cristo en el cielo junto a apóstoles y santos. El sol y la luna sobresalen en la obra. AP
AP
17 de Febrero, 2019
17 Feb 2019
Bolivia -

La Capilla Sixtina es la joya más preciada del Vaticano y destino obligado de las multitudes que visitan Roma. La Sixtina andina, en cambio, está en un remoto pueblo del altiplano boliviano y es una olvidada obra maestra construida y pintada por indígenas aymaras hace más de cuatro siglos atrás.

Un patio descuidado con hierba crecida y una gruesa capa de heces de paloma que los años acumularon en el campanario dan testimonio del olvido. Las lluvias recientes desmoronaron un contrafuerte que sostiene las gruesas paredes de adobe de la capilla y ante la emergencia la Iglesia católica, el Ministerio de Culturas, expertos y autoridades locales diseñan un plan para salvar uno de los templos más antiguos del continente, construido entre 1570 y 1608.

Por fuera, la Sixtina andina parece una tosca iglesia rural de abobe y paja, pero su interior deslumbra con murales que inspiran fervor religioso. “Lo que muestra la Capilla Sixtina de Roma también se ve acá. Los murales recrean las escrituras que los misioneros usaban para evangelizar”, dijo el párroco Rafael Choque.

“Todo fue realizado por pintores nativos, no hubo intervención europea. Lo que hay es una lectura y narrativa propias de los indígenas sobre el antiguo y nuevo testamento”, explicó la historiadora Carmen Beatriz Loza, jefa de la unidad de Patrimonio del Ministerio de Culturas.

Los pintores no registraron sus nombres, pero plasmaron elementos de la cultura andina en las pinturas bíblicas hechas con tintes naturales. Desde el Génesis hasta el Apocalipsis están recreados en las paredes. No hay un espacio en blanco excepto en una parte del techo que se desplomó en 1901.

Los misioneros apelaban a los murales para conmover a los indígenas sobre la pasión de Cristo e infundirles temor sobre el infierno, de acuerdo con los expertos.

“Aquí se funden distintos estilos. La iglesia es renacentista, las pinturas de estilo manierista, el altar tallado en pan de oro pertenece al barroco. Todo es arte barroco mestizo”, dijo el arquitecto y experto en restauración Ronald Terán Nava, del Colegio de Arquitectos de La Paz, quien impulsa iniciativas a favor del templo, en medio del desierto altiplánico a casi 3.900 metros de altitud y 170 km al suroeste de La Paz. (I)

La Capilla Sixtina de los Andes está en riesgo por lluvia y olvido
Internacional
2019-02-17T00:00:51-05:00
En otros tiempos había hasta ocho curas y cinco misas diarias y los indígenas y sus caciques se sentían dueños del templo.
El Universo

Lo más leído