Ecuador: Niña de 11 años estudia en el preuniversitario de Medicina

El decano de Ciencias de la Salud, José Pedro Barberán, en uno de los laboratorios de la universidad junto a Maité.
Maité Pazmiño a sus 11 años ingresó al preuniversitario de la carrera de Medicina en la UEES. Ella actualmente culminó octavo año en un colegio particular.
Comunidad
Andrés Bajaña
Feb 13, 2019 - 00h00

A los diez meses ya caminaba, aprendió a leer a los 2 años y cuando ingresó a preescolar ya sabía también escribir. Es lo que cuenta Gabriela Minuche en una pausa de las clases de su hija Maité, de 11 años.

Esta menor usa un mandil sobre una camiseta azul y pantalón rosa, se la observa inquieta y participativa al indagar y consultar a los docentes sobre distintos conceptos en las aulas de la Universidad Espíritu Santo (UEES), donde fue aceptada para el preuniversitario de la carrera de Medicina.

Su madre Gabriela la acompaña a toda clase tras permitirle cursar estos estudios pese a no ser bachiller, ya que apenas acabó octavo año básico.

Maité desde su niñez mostró un desarrollo superlativo en comparación con el resto de infantes, ello motivó hasta una posible deserción escolar porque quería estudiar de manera autodidacta. Pero fue subida de año, al pasar de sexto a octavo año, tras varias pruebas ministeriales, de su colegio particular y las de dos especialistas.

Según su madre, en el test Wechsler (escala de inteligencia) obtuvo un puntaje equivalente a 144 y en el test Raven (prueba de la capacidad de razonamiento no verbal) una puntuación del 99%. "Ella quería estudiar por su cuenta, empezó a hacer cursos online de medicina", relata la madre.

Desde hace dos años, esta niña que aspira a terminar el preuniversitario con prácticas en laboratorios para conocer más sobre su pasión, el mundo científico, ha pedido regalos como un estetoscopio y un microscopio para seguir investigando la ciencia, para eso ha seguido cursos online de genética y células y tejidos.

"Fomentar su aprendizaje en temas que llaman su atención, ha hecho que ella profundice en temas de su interés.", cita Gabriela, quien agrega que la niña a los 5 años leía las novelas de Harry Potter y Narnia y hoy es uno de sus pasatiempos leer libros científicos.

Maité está siguiendo materias de Morfofisiología y Bioquímica para el primer periodo del preuniversitario. Debe aprender nombres de músculos y huesos, todas las tardes repasa con su madre.

"Sentía que en el colegio aprendía cosas que ya sabía", reconoce Maité sobre sus motivaciones para ingresar a la universidad. La aburren ciertas materias colegiales.

"Siempre me ha interesado la medicina, quisiera investigar más", acota la niña, quien tiene dos hermanos menores también con altas capacidades.

El año pasado, Maité siguió una diversidad de pruebas para pasar de sexto año de educación básica a octavo año en el colegio Alemán Humboldt, fue ascendida a ese curso y ahora debería seguir a noveno año.

Sus padres aspiran a que la niña obtenga una beca. "Sobresale entre sus compañeros en conocimiento y captación en toda la enseñanza", señala el decano José Pedro Barberán, quien aclara que puede hacer avance académico hasta lograr su bachillerato. (I)

Su ingreso

El decano de Ciencias de la Salud de la UEES, José Barberán señaló que la niña le envió un correo electrónico solicitando información sobre la carrera de Medicina, luego requirió más detalles y pidió una reunión en la que le demostró con documentos sobre su coeficiente intelectual avalado por especialistas, una carta autorizada de su colegio sobre sus capacidades altas y sobre adelanto de año avalado por el Ministerio del ramo.

Otros casos a nivel internacional

A nivel mundial se han conocido varios casos de niños superdotados como el belga Laurent Simons que terminó su secundaria diez años antes de lo programado. Diki Suryaatmadja, quien a sus 12 años, inició cursos universitarios en un centro de estudios superiores de Canadá, en 2016; en cambio, Carlos Santamaría, un mexicano de 9 años, ingresó a estudiar Química en la UNAM.