Entre 2002 y 2004, unas de las parejas más buscadas de Hollywood fue la conformada por Jennifer López y Ben Affleck. Y es que esta relación estuvo a punto de llegar al altar, sin embargo, la historia fue otra.

La pareja se convirtió en un noviazgo mediático, y fueron bautizados como 'Bennifer'. La diva del Bronx conoció a Affleck en el set de la película “Gigli”, en la que ambos fueron protagonistas.

Para ese entonces, López estaba casada con su segundo esposo Cris Judd, con el que llegó al altar en setiembre de 2001. Sin embargo, a los nueve meses de haber contraído matrimonio con el bailarín, decidió divorciarse en junio de 2002.

Los protagonistas hicieron público su amor en noviembre de 2002, recibiendo las peores críticas. Y un año más tarde, Jennifer López recibió un anillo con un diamante color rosa valorado en más de 2 millones de dólares.

Según cuenta Affleck, la prensa maltrató con titulares ofensivos y adjetivos calificativos hirientes a López. "Mi relación con Jennifer López resultó ser esa historia sensacionalista en el momento en que ese negocio creció exponencialmente”, dijo.

"La gente era tan jodidamente mala con ella: sexista, racista. Se escribieron cosas feas y viciosas sobre ella de una manera que si la escribieras ahora te despedirían literalmente", comentó. "Ahora ella está enaltecida y respetada por el trabajo que hizo, de dónde vino, lo que logró, ¡como debería ser". (E)