La hija del fallecido actor Heath Ledger, Matilda, está a punto de cumplir 15 años y es el claro reflejo de su padre.

A pesar de permanecer protegida del ojo público por el resto de su familia, especialmente por su madre, la casi quinceañera ha sido captada en los últimos años y ha cautivado al público por las similitudes que su padre y ella tienen en común.

Matilda era una pequeña, solo tenía dos años cuando su padre murió por una sobredosis accidental en el 2008. Desde entonces, la actriz Michelle Williams la crió como madre soltera, aunque en entrevistas ha revelado que "nunca será correcto" que su única hija crezca sin una figura paterna.

La inesperada muerte de Heath Ledger

"Katie, Katie, mira, todo estará bien, ya sabes, sólo necesito dormir un poco": esas fueron las últimas palabras de Heath Ledger antes de que fuera encontrado inconsciente en la cama de su departamento de Nueva York, Manhattan.

Publicidad

Con tan solo 28 años, el ganador del Oscar murió de un paro cardíaco después de abusar de seis tipos de medicamentos recetados. Antes de morir, habló por teléfono con su hermana Katie, asegurándole que tomar pastillas para dormir con su medicación para el resfriado no presentaría problemas para el joven artista. Pero estaba equivocado.

Su sorpresivo fallecimiento provocó un escándalo debido a que ocurrió meses antes de que se estrenara la esperada película 'El caballero de la noche' en el 2008. Tanta fue la controversia que la mayoría de sus seguidores olvidó que era padre. Y esa era la verdadera tragedia.

Una historia de amor sin final feliz

Heath conoció a Michelle Williams en el set de 'Brokeback Mountain' y empezaron a salir. El romance de la pareja fue descrito como "amor a primera vista".

Los miembros del elenco sospechaban que ocurría algo entre la pareja de actores, que interpretaban a una inestable pareja en la película, Michelle se había torcido la rodilla en una escena y tuvo que ser llevada al hospital. Antes de irse, Heath le acarició la espalda e insistió en acompañarla.

En el 2005 confirmaron su compromiso, pero nunca anunciaron su boda. Los rumores de que se habían casado en secreto surgieron, pero nunca lo hicieron en realidad. "No siento que necesite un pedazo de papel que valide mi amor por ella", reveló el actor a medios estadounidenses; "Ella es mi alma gemela".

En el mismo año le dieron la bienvenida a su única hija, Matilda. Sin saber que tras tres años de vivir juntos, la pareja iba a decidir separar sus caminos. Poco después, la muerte de Heath llegó trágicamente a la vida de su exnovia y pequeña hija.

Publicidad

Matilda Ledger

En el documental 'I Am Heath Ledger', la hermana del difunto actor, Kate, declaró entre sonrisas sobre las similitudes entre él y su sobrina:

"Cuando Heath estaba cerca, se parecía tanto a él que solíamos decir: 'Es Heath con coletas'. Ahora todo lo que hace, la forma en que monta una patineta, me recuerda a Heath", reveló. "Ella tiene su energía. Heath nunca dormía desde que tenía dos años y Matilda es así. Ella acaba de recibir esta bola de energía e irradia esta pequeña aura".

Por lo general los artistas y las figuras públicas comparten sobre la vida de sus 'retoños', pero Matilda Rose ha sido una excepción.

Posterior a la muerte de Heath, Michelle dejó Brooklyn, se alejó del mundo del espectáculo y vivió fuera del país durante seis años. La actriz había contado a los medios americanos que tenía que irse porque estar en Nueva York era "un estado de existencia intolerable".

Michelle defendió a la pequeña de los paparazzis, llegando a obtener una prohibición de fotografiar a su hija y de que se publicaran sus imágenes sin autorización.

Años después la actriz declaró en una entrevista que la experiencia de criar sola a Matilda fue muy difícil, pero había algo en particular de haberlo logrado:

"Con toda honestidad, para casi todo lo demás, siento que soy una creyente en no luchar contra las circunstancias, aceptar dónde estás y dónde has estado. En casi todos los sentidos, excepto en uno. Podría ir totalmente en esa línea de pensamiento si no fuera porque Matilda no tiene a su papá. Eso nunca estará bien. Vi a Matilda estar bajo el sol, en traje de baño, subirse a su bicicleta y sonreír y saludar mientras se alejaba para ir a encontrarse con su amiga. Regresé a la casa y lloré por este momento increíblemente simple de felicidad cotidiana. Realmente sentí en ese momento que, wow, lo habíamos logrado. No solo estamos bien, ella está feliz. La vida nos ha llevado a un lugar donde no sólo sobrevivimos, sino que también prosperamos", dijo Michelle. (I)