Su nombre denota poder y fuerza y no es para menos al ser eje fundamental de la brigada de seguridad del Municipio de Guayaquil. Se trata de Zeus, un perro de un año aproximadamente que llegó a la Plaza de la Administración, en el centro de la urbe, en condición de abandono. Su ternura y carisma le hicieron ganarse el cariño de los agentes metropolitanos que lo empezaron a cuidar. Sin embargo, el día clave en su vida fue cuando el pasado 4 de enero se encontró con la alcaldesa Cynthia Viteri, que al verlo inmediatamente se interesó por su historia.

Así lo recuerda Javier Zabala, jefe de control metropolitano de Guayaquil. “Fue una conexión inmediata con nuestra alcaldesa. Ella conversó con nosotros, nos pidió que por favor lo cuidemos, y que si alguien viene y comprueba que es su dueño, se lo demos”, recordó él.

Zabala, encargado de Zeus, comentó que desde ese momento la alcaldesa le dio una casita de madera con sus letras de fómix de colores, el teniente coronel Renzo Guerrero, comandante del Grupo de Fuerzas Especiales del Ejército, le obsequió su chaqueta militar con su nombre, también le dieron su ropita para el frío e incluso mañana (lunes) lucirá por primera vez su guayabera blanca en la ceremonia de ingreso de autoridades al Palacio Municipal.

Y es así como la historia de Zeus atrapa a quienes lo conocen. ¿Y por qué le escogieron el nombre Zeus? “Lo decidimos con la jefa porque es un nombre que refleja su lucha, que quede constancia que salió de la calle, en el abandono, al Palacio, un guerrero”, explicó Zabala.

Agregó que Zeus actualmente recibe entrenamiento especializado, tres veces por semana, en la Escuadra Canina Aérea de las Fuerzas Armadas. "Ahí tiene su entrenamiento en las tardes. Él tiene mucha actitud para la detección de explosivos, es muy activo en los drilles. De ahí regresamos al Palacio, lo limpiamos, le damos sus alimentos y él ya está tranquilo descansado. Aquí está bien, todos preguntan por él, desde los trabajadores municipales hasta quienes vienen por diligencias o pasan por aquí, Zeus es muy dócil, recibe mucho cariño", expresó con alegría.

A lo largo del día, Zeus pasea en la Plaza de la Administración, también descansa en su casita al ingreso al Municipio. Allí, día a día, se gana el cariño de funcionarios, ciudadanos, periodistas, entre otras personas que frecuentan la Plaza de la Administración. Muchos se toman selfies con él, pero, según comentan sus cuidadores, él es muy coqueto con las chicas. Siempre se pone contento cuando lo visitan. Él mueve su rabo con sutileza, asoma un poco de su lengua y de reojo (con algo de timidez) mira a quien lo llega a saludar hasta ganar su confianza. (I)