Los premios Óscar, que este año no pudieron realizarse por la pandemia del COVID-19, serán producidos por el director de Contagio, Steven Soderbergh, anunció la Academia el martes 8 de diciembre, cuando la noche más importante de Hollywood comienza a tomar forma.

La ceremonia, que se llevará a cabo el 15 de abril, tuvo que relajar sus reglas de elegibilidad de películas debido a la falta de salas abiertas. Su formato aún no está claro.

Pero la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas con sede en Los Ángeles dio a conocer el martes "un equipo de ensueño que responderá directamente a estos tiempos" para crear el espectáculo.

"Los próximos Óscar son la ocasión perfecta para la innovación y para volver plantearse otras posibilidades para la entrega de premios", dijo el presidente de la Academia, David Rubin y la directora ejecutiva, Dawn Hudson, en un comunicado.

"La Academia se complace en trabajar con ellos para ofrecer un evento que refleje el amor mundial por las películas y cómo nos conectan y entretienen cuando más las necesitamos", agregó.

Soderbergh, quien ganó el premio a mejor director por la película Tráfico, se unirá a un equipo encargado de planificar la ceremonia conformado por el exproductor de los premios Grammy, Jesse Collins y Stacey Sher ("Django").

Contagio, un drama de 2011 protagonizado por Gwyneth Paltrow y Matt Damon presentaba distanciamiento social, hospitales improvisados y disputas por curaciones mucho antes de que el COVID-19 las convirtiera en realidad.

Soderbergh incluso fue elegido para liderar un grupo de trabajo sobre la reapertura de la industria del cine por parte del sindicato de directores de Hollywood a principios de este año.

Con todo el estado de California, incluyendo la ciudad de Los Ángeles, bajo confinamiento por la pandemia, los organizadores aún deben decidir si la ceremonia número 93 de los Óscar se realizará de manera presencial o virtual, como lo hicieron los Emmy, o una combinación de ambos formatos. (I)