La intérprete del famoso tema 'You Belong With Me', volvió a grabar todos sus éxitos, después de que un fondo de inversión haya adquirido los derechos de sus seis primeros álbumes por un valor estimado de 300 millones de dólares.

A lo largo de su carrera, Swift ha sido reconocida como escritora en todas partes, incluyendo los premios Grammy, donde 4 de las 35 nominaciones de su carrera han sido por canción del año.

Se trata de la segunda vez que la música de Swift es objeto de una transacción comercial fuera del control de la artista, quien sí posee la propiedad de las letras que escribió pero no de las grabaciones, quienes están bajo el poder de los empresarios Scooter Braun (conocido por representar a artistas como Justin Bieber y Ariana Grande) y Scott Borchetta quienes compraron la antigua discográfica, Big Machine Label, en la que estuvo con contrato entre 2005 y 2018.

El anuncio de Swift llegó horas después de que la revista Variety, especializada en la industria del entretenimiento, informara de que un fondo de inversión había comprado los derechos de su música. Un capítulo más en sus disputas contractuales.

"Hace unas semanas, mi equipo recibió una carta de una compañía de capital privado llamada Shamrock Holdings informándonos de que habían comprado el 100% de mi música, videos y carátulas", confirmó Swift en sus redes sociales.

Been getting a lot of questions about the recent sale of my old masters. I hope this clears things up. pic.twitter.com/sscKXp2ibD

"Espero que comprendan que esta es mi única forma de recuperar el orgullo que una vez tuve al escuchar canciones de mis primeros seis álbumes y también de permitir que mis seguidores escuchen esos álbumes sin sentimientos de culpa por beneficiar a Scooter", expresó Swift.

Con las nuevas grabaciones que Swift está haciendo, las plataformas de "streaming" y los programas de televisión o anuncios que utilicen su música podrán licenciar las versiones regrabadas en lugar de las anteriores. Sin embargo, Braun y Borchetta seguirán recibiendo beneficios por la explotación de su música. (E)