Simon Cowell sufrió hace 10 semanas una terrible caída cuando probaba una bicicleta eléctrica. El empresario y presentador de televisión subestimó la potencia de del artefacto y salió disparado, lo que le causó tres facturas en la espalda.

Tras el accidente tuvo que ser sometido a una operación de seis horas y media para fusionar las roturas de su columna vertebral, que casi lo dejan paralítico, señala el Daily Mail en una publicación.

Debido a esto, la última temporada de Britain's Got Talent está finalizando sin su participación como juez, ha tenido que celebrar discretamente su cumpleaños número 61 y permanecer confinado en su mansión de más de 20 millones de dólares en Malibú.

El proceso de recuperación ha sido más largo y complejo de lo que Cowell y su equipo esperaban inicialmente. En el momento de su accidente, había esperanzas de poder volver a trabajar frente a las cámaras a finales de septiembre, filmando primero la final de America's Got Talent y luego volando al Reino Unido para la conclusión de Britain's Got Talent.

Sin embargo, nada de eso ha sido posible por consejo de sus médicos. Pese a que en un inicio había mucha alegría porque las consecuencias de la caída no fueron mayores, ahora hay preocupación debido a que la recuperación está tomando más tiempo del previsto.

"Está acumulando fuerzas, pero la recuperación está tardando más de lo que esperábamos. Fue una lesión muy grave y al principio no se dieron cuenta del todo. Hubo una euforia inicial de que estaba bien, cuando sintió que lo había superado por un milagro. Luego vino el dolor", le dijo una fuente al Daily Mail.

Sin embargo, Cowell no está postrado en la cama. Ve a un fisioterapeuta a diario y trata de dar 10.000 pasos al día. También está nadando para intentar recuperar la fuerza de sus músculos.

Según otra fuente, el accidente lo ha hecho darse cuenta de que no es invencible. Incluso ha logrado finalmente deshacerse de su adicción a los cigarrillos y lo ha reducido a uno ocasional.

"Definitivamente ya no se siente invencible y esto ha sido un despertar para él sobre su salud y estilo de vida. Estaba casi paralizado y se siente afortunado de estar recuperándose. La caída fue de una seriedad que le cambió la vida", indica la fuente. (I)