La joven archiduquesa de Austria, Gabriella Maria Pilar Yolande Joséphine-Charlotte, de 26 años, se casó con el príncipe Enrique de Borbón-Parma, de 28, el pasado fin de semana.

Fue toda una ceremonia glamorosa, y -si la unión se hubiese realizado en siglos pasados- parecería un típico caso de endogamia en la realeza, esto debido a que los novios son parientes.

Esta boda se llevó a cabo en el castillo de Tratzberg en Jenbach, Austria. La novia lució un elegante vestido de novia de encaje blanco y un velo para la ocasión, agregando un toque de glamur con la tiara de la Gran Duquesa Adelaida, una de las favoritas de la familia y más valiosas.

El matrimonio recién se realizó, pero la pareja ya tiene una hija en común, Victoria Antonia Marie-Astrid Lydia, de dos años de edad, que en la ceremonia estaba vestida con ropa tradicional.

Gabriella y Enrique son primos segundos debido a que son bisnietos de la princesa Carlota de Luxemburgo y el príncipe Félix de Borbón-Parma.

La joven archiduquesa es hija de María Astrid de Luxemburgo, sobrina, por tanto, del gran duque Enrique. Los padres de la novia, Astrid y Carl Christian de Austria, son también primos segundos, asegura el portal Vanitatis. El mismo lazo familiar que tienen Eric de Borbón-Parma y la condesa Lydia de Holstein-Ledreborg, los padres del novio, quienes también comparten bisabuelos. (I)