Tras varios meses de permanecer cerrado, el Jardín Botánico reabrió las puertas al público el pasado miércoles 2 de septiembre. “Nosotros abrimos después de que el COE cantonal nos autorizó a poder funcionar. Estamos tomando todas las medidas de bioseguridad que son necesarias”, dijo Boris Briones, director técnico del espacio.

Como parte del protocolo de ingreso a los visitantes les toman de temperatura, realizan la desinfección por medio del alcohol. “Quien esté con más de 37º de temperatura lamentablemente (no podrá ingresar), porque son las disposiciones que se nos han dado; somos muy estrictos en ese sentido para evitar cualquier problema de contagio”, dijo.

Además, el uso de la mascarilla es obligatorio dentro de las instalaciones. En las distintas estaciones cuentan con alcohol en gel.

Con la nueva normalidad, para entrar se hacen grupos de diez personas para evitar la aglomeración, según el director técnico. “Grupos que van a ir guiados cada 20, 30 minutos para que no se encuentren. (Irán) visitando todas las distintas secciones que hay, por ejemplo, el orquideario, el museo de mariposas..., el recorrido por donde están los árboles frutales, todo esto tiene su tiempo de estadía, entonces por eso cada 15, 20 minutos va entrando un nuevo grupo”, indicó.

Publicidad

“Los senderos existen, se recorren, pero esta vez son unidireccionales, o sea, entra por un lado, se hace el recorrido en la misma dirección y se sale por otro lado, no hay dos vías de acceso, así evitamos el tropiezo y cualquier contacto con más personas”, agregó.

Los grupos pueden ser familiares, dijo Briones, porque entre ellos ya se conocen, ya saben cómo están en salud. “Son una de las mayores medidas que hemos tomado para evitar cualquier tipo de contagio”, resaltó.

Todas las áreas del Jardín Botánico están abiertas al público, ya que se encuentra al aire libre. “El ecosistema amazónico, por ejemplo, que es en donde tenemos las especies animales, está totalmente abierto y con todas las medidas para que el público pueda apreciarlo; tenemos tortugas, peces, monos, papagayos, loros, guatusas, que se los puede apreciar, y también la entrada allí es unidireccional, se entra por un lado y se sigue un camino en una dirección y se sale por otro lado”, sostuvo.

Agregó que el recorrido por el Jardín Botánico es de 45 minutos a una hora. Durante estos primeros días de reapertura el promedio de asistencia ha sido de 30 a 40 personas por día. Para el fin de semana esperan de 100 a 300 visitantes.

Mantenimiento

Dadas las circunstancias por la crisis sanitaria, Briones señaló que están haciendo “un esfuerzo para mantener el Jardín de una manera adecuada con las especies animales y con la vegetación”. “Los colegios eran nuestros principales clientes, y ahora ya no vamos a tener esas visitas, porque el año escolar va a ser virtual... solamente la del público, que esperamos los fines de semana o de miércoles a viernes, que tenemos también”, aseguró el director técnico del espacio.

El costo de mantenimiento del Jardín es de alrededor de $10 000 mensuales. “No hemos tenido un ingreso en alrededor de cinco meses, entonces eso nos ha significado a nosotros bastante pérdida, esto es algo que se mantiene con la empresa privada y la colaboración de filántropos que donan...”, manifestó.

Horarios y costo

De miércoles a viernes, de 09:00 a 16:00; sábados y domingos, de 08:00 a 18:00.
Costo: $3 para los adultos y $1,50 para niños de hasta 12 años, tercera edad y personas con discapacidad. Está ubicado frente al cerro Colorado (parte alta), ciudadela Las Orquídeas, en la av. Francisco de Orellana. (I)