Si bien habrá que esperar hasta 2021 para el estreno de la segunda temporada de The Witcher (Netflix), en la que Henry Cavill interpreta a Geralt de Rivia, un hechicero cazador de monstruos (y target de humanos peligrosos), podemos verlo al momento en Night Hunter (2018), un filme canadiense de suspenso psicológico, ahora en cartelera.

En él, Cavill enfrenta primero a Ben Kingsley, un exjuez convertido en justiciero, para luego aliarse con él contra un enemigo en común, un asesino en serie con múltiples personalidades. Es uno de los roles que el actor británico de 37 años ha asumido luego de ponerse por varios años el traje de Superman (El Hombre de Acero, Batman vs. Superman: el origen de la justicia y Liga de la Justicia).

Henry Cavill es el detective Walter Marshall en El juego del asesino (Night Hunter).

El director de Night Hunter, David Raymond, dijo al portal Collider que eligió a Cavill porque sintió que había un lado de él que no había visto antes. “Tiene una presencia formidable en pantalla, pero para mí, también tiene una maravillosa vulnerabilidad”.

¿Demasiado ocupado para ser Superman?

Tal vez esa dualidad de la que habla Raymond es la que ha hecho posible que Cavill no tenga problemas en volver al rol del héroe de Kriptón. El actor ha reiterado su compromiso de volver al universo de DC a pesar de que Warner Bros no lo ha anunciado entre sus futuros títulos.

Publicidad

“La capa está en el clóset”, dijo Cavill en diciembre del año pasado a la revista Men’s Health. “Aún es mía. No voy a quedarme sentado mientras todo lo demás está sucediendo. No he renunciado al papel. Hay mucho que puedo dar como Superman todavía. Un montón de historias que contar. Profundidades reales y fieles al personaje a las que no pude llegar. Quiero reflejar los cómics. Eso es importante para mí”, comentó el actor, que en sus tiempos libres se dedica a los videojuegos o pinta sus propias miniaturas de ciencia ficción. “Hay mucha justicia por hacerle a Superman. El estado es: ya lo verán”.

Aunque la anécdota, tal como la contó en el programa televisivo de Conan O’Brien hace algunos años, fue que no había contestado la primera llamada del director Zack Snyder porque estaba demasiado ocupado jugando World of Warcraft.

A pesar de lo popular de su imagen (demostrado durante un video de Instagram publicado hace dos meses, en el que Cavill trata de armar su propia PC, y que se volvió viral), la estrella no siempre ha tenido fácil mantenerse en plena forma. Así lo cuenta al recordar su audición para ser James Bond en Casino Royale (2006).

“Pude haberme preparado mejor. Recuerdo al director diciendo: ‘Te ves un poco relleno, Henry’. No sabía cómo entrenar ni hacer dieta. Y estoy agradecido de que él lo dijera, porque respondí bien. Me ayudó a mejorar”. Y añadió: “Es aterrador hacer audiciones. Metes la mano en un hoyo oscuro y esperas que algo salga. No es como ser rápido, fuerte o bueno en el fútbol. A veces la actuación simplemente sale mal”.

The Witcher y la fantasía, otras de sus obsesiones

Pero algo definitivamente salió para él cuando obtuvo un lugar en la serie The Witcher (Netflix), basada en una serie de libros que dio origen a un videojuego de rol. “Soy un gran gamer y había jugado mucho (con ese título)”, relató Cavill a Entertainment Weekly. “Luego, cuando escuché que el show iba en serio, fue como la oportunidad de hacer realidad un sueño”. Fue a hablar con la guionista Lauren Schmidt Hissrich antes de que ella hubiese escrito nada, “porque no podía aceptar un no por respuesta”.

Cavill interpreta a Geralt, el witcher, que junto a la hechicera Yennefer y la princesa Ciri forman un equipo mágico antidemonios en una tierra fantástica llamada simplemente el Continente. “Usa todos los elementos básicos de la fantasía, gnomos, elfos, enanos, monstruos, héroes”. Pero al mismo tiempo, siente que profundiza en asuntos del mundo real: racismo, injusticia social, política y su peso en la vida diaria. “Es fantasía pero con temas muy reconocibles”. Irónicamente, la pandemia, uno de esos asuntos de la vida real, se interpuso en la producción de la segunda temporada de The Witcher, pero esta ha sido confirmada y estará disponible en 2021.

La aventura del artista con los héroes no tiene visos de terminar. Otro de los proyectos que verá la luz el próximo 23 de septiembre, también con Warner Bros. y Netflix, es Enola Holmes, las aventuras de la hermana adolescente de Sherlock (Cavill) a la que la escritora Nancy Springer dedicó una serie de novelas. El personaje de Enola corresponde a Millie Bobby Brown (Stranger Things), quien desea tomarle la delantera en el trabajo detectivesco a su hermano mayor. (E)