Ghislaine Maxwell se escondía con estilo: su lujosa casa con entramado de madera ubicada en 63 hectáreas de bosques de pinos y robles del estado de New Hampshire (noreste de EE. UU.) cuenta con vistas espectaculares de las estribaciones del monte Sunapee, pero está lo suficientemente apartada como para mantenerla fuera de la vista de los locales muy unidos.

No fue sino hasta el jueves que otros residentes de este rincón rural en la región de Nueva Inglaterra conocieron su paradero, después de que agentes del FBI la arrestaron por cargos de que atraía a niñas menores de edad para que el fallecido financiero Jeffrey Epstein abusara sexualmente.

"No tenía idea de que estaba allí", dijo Laurie Colburn, de 53 años, cuya casa se encuentra a 1,6 kilómetros del complejo de Maxwell en las afueras de Bradford, una ciudad de menos de 2000 personas definida por sus casas coloniales blancas, granjas de caballos, muros de piedra y un histórico puente cubierto. "Te va a mostrar que no siempre sabes quiénes son tus vecinos".

El arresto de Maxwell es el último giro en la saga de Epstein, un exmaestro de matemáticas convertido en un inversionista de alto vuelo que fue encontrado ahorcado en una cárcel de la ciudad de Nueva York en agosto pasado en un aparente suicidio mientras esperaba juicio por cargos federales de trata.

Publicidad

Los fiscales alegan que Maxwell atrajo a las niñas para Epstein desde 1994 hasta 1997.

Refugio escondido

La casa de Maxwell, identificada a Reuters por una fuente policial, tiene un camino de tierra estrecho y enredado de unos 800 metros con letreros de "Prohibido el paso", obstruido por una cerca de metal con candado.

Una lista de bienes raíces dijo que la casa tiene techos altos, una chimenea de piedra de piso a techo y una "pared de vidrio" con vistas a las colinas de New Hampshire. Una piedra con la palabra "Escondido" tallada en ella se encuentra cerca de la puerta.

La casa fue adquirida en diciembre de 2019 por $ 1 millón en efectivo. Cuenta con tres baños completos y un baño pequeño, cuatro dormitorios, y siete estancias. Tiene su propio sistema de desagües, una vía de acceso a un acuífero y calefacción de gasolina.

Publicidad

"(Maxwell) se había escabullido a una hermosa propiedad en New Hampshire, continuando viviendo una vida de privilegio mientras sus víctimas observaban el trauma que les había infligido años atrás", dijo William Sweeney, el subdirector del FBI en Nueva York, después del arresto.

Los habitantes de Bradford dijeron que estaban sorprendidos de que Maxwell eligiera su ciudad.

"Estoy sorprendida, porque este es un pueblo pequeño y tranquilo. Pero supongo que eso lo convierte en un buen lugar para esconderse", dijo Jenna Cook, de 18 años, mientras trabajaba un turno en el mercado de la granja Sweet Beet en la calle principal de Bradford. Ella y otros residentes dijeron que nunca habían visto a Maxwell en la ciudad.

"La gente se conoce principalmente aquí, pero hay muchos lugares para esconderse y no ser vistos", dijo Alan Grandy, un jubilado de 74 años, quien dijo que había conocido a la mayoría de las personas en el área trabajando durante años en el mostrador de la tienda de comestibles local.

Nate Herrick, un profesor de inglés de 47 años, dijo que la elección de Maxwell de un complejo en expansión en las afueras de Bradford fue inteligente. ‘’Es la ciudad más pequeña del mundo”, dijo, luciendo una camisa y sombrero de camionero fuera de la cafetería local. “Conduzco mi motocicleta por ese camino, y no hay mucho allí”. (I)