Cuando el cáncer le ganó la batalla a Pau Donés, el cantante de la agrupación 'Jarabe de Palo', a sus 53 años de edad, sus fans rindieron homenaje a un gigante de la música y aunque la noticia de su enfermedad era conocida hace cinco años, su muerte en medio de una pandemia estremeció al mundo musical iberoamericano.

Donés fue diagnosticado en 2015 y desde ahí, comenzó a poner las cosas en orden tanto en lo familiar, sentimental y en el ámbito financiero. Por lo que decidió retirarse para pasar más tiempo con su familia y Sara, su única hija, quien a sus 16 años fue la musa de la canción 'Eso que tú me das'.

El cantante también dejó su herencia lista.

A lo largo de su carrera, Pau Donés adquirió varios bienes raíces que se suman a su fortuna. Tenía una propiedad en Formentera, Barcelona y el Valle de Arán, además de Montanuy, Huesca, el que sería el pueblo natal de su padre y en el Paseo de Gracia de la capital catalana. Según la voluntad del cantante todos sus bienes y su millonaria fortuna irán directamente para su única hija, Sara Donés.

La propiedad de Valle de Arán se encuentra a la venta en más de dos millones 300 mil dólares.

Pau Donés dejó en manos de su hermano la disquera Tronco Records, con quien trabajó por más de 25 años y declaró más de 300 mil dólares en capital, según informan medios locales.

Pau nombró como administrados solidario a su hermano Marc, quien queda a cargo de varias actividades que él hacía a favor de la banda. Sin embargo, Sara también recibirá una parte de las ganancias de sus empresas.

Sara podrá hacerse cargo de las empresas y propiedades en cuanto cumpla la mayoría de edad. (I)