Barbra Streisand lleva por mucho tiempo preparando un libro que recopila las memorias de su vida, este debía ver la luz en el 2017, pero hasta el momento aún no ha sido publicado.

Algo que se supone es que la exitosa cantante y actriz gastará muchas hojas al momento de hablar sobre su niñez, señala un artículo publicado en el diario El País de España. En este se detalla la falta de afecto en su infancia y la tormentosa relación que tuvo con su madre, Diana, de quien recibió poco apoyo, e incluso, cuando le reveló que quería ser actriz tuvo una despiadada respuesta: "Bueno, no eres lo suficientemente guapa. Es mejor que te cortes las uñas y te conviertas en mecanógrafa para tener un trabajo".

Este triste recuerdo lo confesó en 1996 en una entrevista con el The New York Times, a propósito del estreno de 'El Amor Tiene Dos Caras'. En esta ocasión además hizo otras revelaciones.

"Nunca me gustó cantar frente a mi madre porque siempre era vergonzoso. Nunca supe lo que iba a decir. Nunca tuve ese apoyo. Nunca lo experimenté. Y, ahora, cuando conozco a la familia de Jim (refiriéndose a James Brolin, con quien se casó en 1998) y me aceptan, me aman y me abrazan tanto, siento una gran calidez. No puedo explicarlo. Nunca había vivido eso". "¿No es triste?", le respondió el periodista Bernard Weinraub al escucharla. "Mejor tarde que nunca", dijo Streisand, con lo que dio a conocer la falta de afecto que tuvo desde la infancia.

Publicidad

"Creo que a veces hay padres que realmente no se quieren a sí mismos ni tampoco les gusta su descendencia. Mi madre tenía buenas intenciones. Ella me amaba lo mejor que podía. Tenía sueños propios y quería ser cantante". "¿Cabe la posibilidad de que estuviera celosa?", le preguntaron. A lo que contestó: "Sí. Y eso fue algo asombroso de descubrir. Nunca me alabó a la cara, pero tengo la sensación de que sí lo hizo ante otras personas. No le gustaba el contacto físico. Nunca me abrazó o me dijo palabras como ‘te quiero", narró en 2014 al Daily Mail. "Simplemente no pude complacerla, pero le debo mi carrera", afirmó.

Un talento heredado

Esta última frase hace relación a que su madre, antes de ser madre y trabajar como secretaria, era cantante soprano, por lo que su voz definitivamente la heredó de ella. "Tenía una voz hermosa, aunque era muy tímida", señaló en otra ocasión.

Pero al parecer, la actitud de Diana tiene un origen también bastante doloroso relacionado con la muerte de su esposo, el padre de Barbra y su hermano mayor, Sheldon. El hombre un día tuvo un ataque epiléptico y en el hospital, cuando fue atendido, le inyectaron morfina a través del cuello, lo que le provocó una insuficiencia respiratoria que lo llevó a la muerte.

Diana no le reveló a sus hijos que su padre murió por una negligencia médica, sino que les dijo que sufrió una hemorragia cerebral provocada por el exceso de trabajo. Pasaron 35 años hasta que Barbra y su hermano supieran la verdad.

Publicidad

Pero como si la cantante ya no hubiese sufrido bastante, a los siete años y medio de edad, llegó a su vida un hombre llamado Lou Kind, quien se convirtió a en su padrastro.

El hombre jamás demostró cariño por ella y no escatimaba en críticas y calificativos hacia Barbra por su aspecto físico. "Mi padrastro me ignoró. Nunca habló conmigo. Yo era apenas una niña y él me hizo sentir que yo era un ser horrible", reveló con lágrimas en el programa 60 Minutes de la CBS, en 1991.

Pese a todo este vacío emocional que sufrió durante años, logró un gran éxito en el mundo de la música y la actuación, dejando atrás tristes momentos. Su talento no permitió que ella pasara desapercibida. (I)