Lo que más destaca de su vestir es la amplia peluca de rastras con colores unicornios que lleva sobre la cabeza, en esta descansan minitarjetas de poker, vinchas de osos y otras de estrellas, una diadema con orejas de gatos, unas gafas –que recuerdan a las que antes empleaban los pilotos– y un pañolón de Hello Kitty –personaje del que gusta–. A su look se suman unas grandes y pesadas botas lila que combinan con el color de ojos y maquillaje que decidió usar para esta ocasión.

La barcelonesa Chaoko visita por primera vez Guayaquil para participar de la tercera edición del Festival Keiken, que realiza el Mall del Sur hasta este domingo.

Aclara que no es un personaje, pero sí una artista que ahora es figura pública. Se autodefine como cosmaker, por el hecho de ser la confeccionista de sus propios atuendos. “Empecé haciendo trajes de cosplay para otras personas (...), tengo mi propia tienda y me piden encargo de trajes de teatro, de boda”, cuenta la también diseñadora de modas, ilustradora y diseñadora gráfica, quien dice inspirarse en los animales, paisajes, videojuegos y tendencias para sus creaciones.

Confiesa que lo que más le gusta del proceso es transformar su rostro a través de las sombras y demás materiales. “Con el maquillaje puedes exponer lo que sientes cada día”, sostiene e indica que es algo más que solo caracterizar. “Muchas veces cuando salgo a la calle me maquillo como me siento ese día. Si me siento triste, me hago un maquillaje oscuro y si me siento enrabiada, me dibujo un gatito”, dice la artista mientras imposta su voz como una niña.

Publicidad

Indica que empezó a explorar el mundo del cosmaker a los 12 años. Hace cuatro decidió presentarse como Chaoko, nombre que especifica parte de las palabras caos y cosmos. “Soy caótica pero a la vez también creo cosas”, dice.

Fue en el 2017 cuando abrió su canal de YouTube, que actualmente tiene 656 000 suscriptores. “Yo siempre he odiado las redes sociales, nunca me gustaron, pero perdí una apuesta e hice un video y le gustó a la gente. Entonces luego hice más videos y allí fue que me vieron los de PlayGround, me contrataron y explotó todo”, cuenta.

Su nombre real, su edad y algunos aspectos de su vida personal son un secreto, afirma que decide que sea así para manejar su figura como una marca comercial y también por seguridad, ya que en ocasiones ha sido objeto de acoso por parte de muchos de sus seguidores.

“A veces recibo mensajes perturbadores (...), hay un punto en el que la gente no entiende que aparte de que eres una persona, es tu trabajo y a veces hay gente tan invasiva a tal punto de que intentan saber todo de ti”.

Publicidad

Chaoko dice importarle poco las miradas que pesan sobre ella cuando va por la calle, los señalamientos, y el acoso por el que alguna vez pasó ya lo ha sabido superar. “Yo llegué a ese punto donde ya me atacaba tanta gente que al final me alimentaba de eso y lo canalizaba para hacerlo peor (...), es decir, si les molestaba mi cabello colorido, al siguiente día iba aún más colorida”, manifiesta. “Son ellos los que tienen el problema de frustración”.

Este mes lanzará su canal de Twitch, un streaming de videojuego. Pronto espera presentar su novela gráfica, ya tiene la maquetación adelantada. (E)

Agenda en el Festival Keiken

Mañana a las 14:00 responderá preguntas de sus seguidores en el Mall del Sur. Esto antes del concurso de K-pop que se inicia a las 16:00.

Domingo a las 11:00 firmará autógrafos y a las 15:00 hará una exhibición de maquillaje. A las 16:00 será una de las jurados del concurso de cosplay.