El actor, productor, guionista y también director estadounidense Ben Affleck habló en una entrevista a la revista People, sobre un tema que ha puesto de cabeza su vida: el alcoholismo.

Sobre aquel duro momento, explicó cómo su exesposa todavía es su soporte y lo apoya a superar la adicción, tras una década juntos y tres hijos en común.

Aunque él y Jennifer Garner ya no están juntos, afirma que la respeta mucho y se siente afortunado de que sea ella la madre de sus tres hijos, Violet, Seraphina y Samuel.

Y aunque el proceso se torna mediático porque ambos son grandes talentos de pantalla, asegura que sus hijos son fuertes y podrán llevar con madurez la situación.

"Cuando tienes hijos con alguien estás conectado para siempre. Mis padres se divorciaron cuando yo era muy pequeño y entiendo lo doloroso que puede ser", dijo.

Lo más probable es que se deba a un problema genético. Según las declaraciones vertidas, la historia familiar de Affleck está llena de problemas mentales y adicciones.

Su padre, por ejemplo, no podía controlarse con el alcohol, al igual que su abuela. La historia de su abuela paterna terminó en desgracia. Ella se suicidó en un motel cuando tenía 46 años.

Otra fatalidad ocurrió en su familia cuando un tío acabó con su propia vida, usando una escopeta y sumándose a los problemas, una tía de los hermanos Affleck era adicta a la heroína.

Ben Affleck fue internado varias veces para poder salir del alcoholismo. En agosto de 2018 fue la misma Garner quien lo internó en un centro de rehabilitación en California.(E)