El tenor italiano Andrea Bocelli defendió vehementemente a la leyenda de la ópera Plácido Domingo, al calificar de “absurdo” que las compañías de ópera hayan cancelado las presentaciones del astro por acusaciones de acoso sexual antes de que sean completamente investigadas.

“Todavía estoy horrorizado por lo que pasó con este increíble artista”, dijo Bocelli en entrevista con The Associated Press. "No lo entiendo, mañana una señora puede venir a decir que Andrea Bocelli abusó de mí hace 10 años y de ese día en adelante nadie querrá cantar conmigo, las óperas no me llamarán, esto es absurdo”.

Tres compañías musicales de Estados Unidos cancelaron las participaciones de Domingo tras acusaciones de acoso sexual hechas por múltiples mujeres incluidas en dos reportajes de AP este año, mientras que Domingo se retiró de sus próximas presentaciones con la ópera Metropolitana de Nueva York.

Bocelli es el artista más famoso que ha hablado en defensa del astro español y argumentó que la gente debería diferenciar entre la moral de las figuras públicas y su arte.

Publicidad

Si se presentan acusaciones penales, dijo Bocelli, la gente no debería hacer juicios hasta que la persona acusada sea declarada culpable y sentenciada.

“Cuando esto ocurra el juicio moral contra esta persona claro que cambiará de mi parte, pero no el juicio artístico, porque son dos cosas diferentes”, dijo.

Bocelli no ha sido el único artista en expresarse a favor del tenor, también lo hizo Paloma San Basilio, Pilar Jurado, la presidenta de Sociedad General de Autores y Editores (SGAE); y la artista Ainhoa Arteta.

En octubre pasado, el tenor español Plácido Domingo renunció a su cargo de director general de la Ópera de Los Ángeles.

"Las recientes acusaciones que se han hecho contra mí en la prensa han creado una atmósfera en la que se ha visto comprometida mi capacidad de servir a esta compañía que tanto amo", escribió en un comunicado. 

Según el testimonio de varias mujeres, Domingo metió la mano dentro de su falda, y otras dijeron que forzó besos húmedos en la boca en un vestuario, una habitación de hotel y una comida de trabajo. (E)