Grease, una época de verano que no olvida Guayaquil

Grease, una época de verano que no olvida Guayaquil
Olivia Newton-John y John Travolta.
Belén Zapata Mora
16 de Junio, 2018 - 02h14
16 Jun 2018 - 02:14

La consideran una película colorida, sin malicia y con un toque de inocencia. Algunos se sintieron transportados a la década de los 50 y otros la ven como una revolución musical.

Así cataloga un grupo de guayaquileños a 'Grease', un clásico del cine, que hoy cumple 40 años de su estreno estadounidense en 1978. En Ecuador, se mostró tres meses después: el 4 de octubre.

El movimiento de caderas y el canto de los protagonistas, John Travolta y Olivia Newton-John, durante la interpretación de You're the one that I want (Eres el único que yo quiero), aún queda en la memoria de quienes vivieron las décadas de los 70's y 80's, e incluso existen jóvenes que heredaron de sus padres u otro familiar ese gusto por el filme musical y los géneros disco y rock and roll.

José Miguel Salem, director de Danzas Jazz, tuvo la oportunidad de presenciar el estreno en Nueva York. “Yo tenía 14 años y para mí fue una película diferente a lo que estaba acostumbrado a ver. Nos sentimos identificados por la etapa del colegio y el tiempo del verano, nos conquistó los corazones”, dice..

Salem estima que la gran acogida de Grease se debe a la composición de su música, letras, espectáculo y relatos. “Fue una historia innovadora y la juventud se vio reflejada”, asegura.

Fanáticos se visten como los protagonistas de la película. Foto: Diana Guananga. 

La cinta, conocida también como Brillantina o Vaselina, fue dirigida por Randal Kleiser y se basó en el musical homónimo de 1972 creado por Jim Jacobs y Warren Casey.

Omar Zambrano, investigador y fanático del filme, recuerda el estreno en Guayaquil en los antiguos cine Capitol, Lido y Presidente. “Las filas eran inmensas. Me sentí atraído por la versatilidad de facetas, pues actuaban, cantaban y bailaban, e incluso fui a verla por dos ocasiones”, manifiesta entre risas.

Relata que en aquellos años se pusieron de moda las chaquetas de cuero, colocarse en el cabello brillantina, coleccionar pósters y disco de vinilo. Además la apertura de discotecas como 'Infinity', la cual abrió durante 25 años.

Esa añoranza la tiene Verónica Rodríguez, quien vio en su madre esas costumbres. Cuenta que le llamó la atención el compañerismo plasmado en la película. “Yo tenía 7 años y me gustaron los ritmos, sentimientos, la alegría”, dice y agrega que hasta hoy mantiene esa simpatía, la cual su hija de 20 años también la tiene.

“El cine necesita contar historias”

Juan Carlos Llerena, dueño del Bar de los 80, extraña las cintas que muestren la sencillez e inocencia de la vida. “Creo que la ciudadanía se está olvidando de aquello y es necesario que existan producciones que cuenten más historias, la forma de vivir de los jóvenes, el pueblo en general”, expresa.

A este pedido se suma Rodríguez, quien anhela que los filmes mantengan creaciones que se basen en los principios de una amistad, diversión sana y la forma delicada de enamorarse.

Así se caracteriza el género musical, que mezcla una trama emocional con canciones, baile, danza y acompañamientos instrumentales e interludios.

Jorge Suárez, miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador, considera que Grease logró triunfar por eso; sin embargo sostiene que el cine siempre será el reflejo de cada época. La de hoy, a su juicio, es la ciencia ficción.

“El cine sigue lo que hace a la gente, habrá un momento en que la gente va a querer música”, opina Suárez, aunque no cree que este género regrese.

“Lo dudo, porque con La La Land se creía que el musical se revivía... pero terminada la novelería, el cine musical volvió a ocultarse y eso es raro porque fue uno de los grandes géneros que desplegó en el cine mundial, en Alemania, Estados Unidos, Francia, México, pero ahora nadie quiere música sino balas. Vamos a tener que esperar que alguien se canse de las balas para volver a escuchar notas musicales”, reflexiona.

En ese contexto, hace un llamado a regresar a las raíces. “El cine no es solo matanza, ni espacio ni guerra, también tiene poesía, drama y comedia”.

Pareja durante fiesta temática de 'Grease', donde interpretó You're the one that I want. Foto: Diana Guananga. 

Por su parte, Zambrano, quien relaciona ese género con el western por los eventos coyunturales y su decrecimiento, sostiene que cada película de esa categoría tiene su razón de ser. “Fueron vistos como una vía de escape, pues te hacen olvidar situaciones difíciles o dramáticas. Y una vez que pasa y se dan cambios, el género es desplazado por otros”, menciona. Cabe recalcar que los géneros: musical y western ya no tienen la vigencia de antes.

También cree que es difícil que vuelva a tener el mismo auge que en aquella época de gloria, aunque, a su criterio, se hayan dado buenas producciones como Mamma Mia.

Entre las más recientes, resalta la película animada Coco, que, a pesar de incluir banda sonora, para Zambrano no significa un posible regreso de ese género. “Hay que tener en cuenta que está enfocada para un público infantil y el adulto lo ve de lejos”, expone.

José Miguel Salem, quien en 2015 realizó Grease en el Teatro Sánchez Aguilar, no concuerda totalmente con Suárez y Zambrano. Piensa que los musicales estarán de moda, siempre y cuando se dé acorde a la generación. “La gente siempre quiere moverse y cantar. Claro, respetando las tendencias actuales”, expresa.

Reconoce que el Ecuador no es un país de musicales, pero afirma que trabajar en la adecuación podrá hacer que perdure esa expresión cultural.

Un filme con varios géneros musicales

Desde pop, disco y rock and roll, artistas dieron vida a la famosa 'Grease', muy aclamada al igual que el anterior triunfo de John Travolta con Saturday Night Fever.

De estos tres géneros, la música disco es la más recordada por Rodríguez, Llerena y Zambrano, quienes aseguran que crecieron escuchando esa música y aseveran que los ritmos no solo emanan energía, sino sentimientos de recuerdo.

Bola de disco, característica que aún perdura. Foto: Diana Guananga. 

“Por eso cuando tienes un elemento que está hecho como arte, eso no va morir”, señala Zambrano.

Salem, de su lado, cree firmemente que la juventud está muy vinculada con la música retro, por eso ve complicado que con los años se deje de escuchar.

Con esto concuerda Suárez e indica que es imposible dejar atrás algo que es parte de la vida. Imagina que tanto el cine como el género musical renacerán con más fuerza hasta que el gusto por el público cambie.(E)

Grease, una época de verano que no olvida Guayaquil
Cine
2018-08-20T19:24:43-05:00
El movimiento de caderas y el canto de los protagonistas, John Travolta y Olivia Newton-John, aún les queda en la memoria a los guayaquileños.
El Universo

Lo más leído