En 1965, Ecuador organizó los V Juegos Deportivos Bolivarianos. Las competencias se realizaron en escenarios de Quito y Guayaquil. Luego, en 1985, nuevamente el país organizó la competencia y en esta ocasión fue en tres sedes: Ambato, Cuenca y Portoviejo. Finalmente, en el 2001, Ambato acogió la XIV edición regional, desde esa fecha Ecuador no ha organizado un torneo de esa magnitud.

Las sedes se definen de forma rotativa y si algún país renuncia o tiene problemas para su organización, otra nación puede presentar la candidatura con los soportes técnicos, económicos y logísticos.

Por la emergencia sanitaria, las competencias del ciclo olímpico se alteraron y los Juegos Bolivarianos (JJ. BB.) que debían realizarse este año se postergaron para el 2025 y la sede era Venezuela, pero la Organización Deportiva Bolivariana (Odebo) le retiró esa responsabilidad debido a la falta de garantías en ese país.

Ante esta disyuntiva ha surgido la propuesta por parte del presidente de la Federación Deportiva del Guayas, Roberto Ibáñez, para que Guayaquil acoja esta competencia. “He tomado la iniciativa de pedir a la Alcaldía de Guayaquil la carta de intención por parte de la ciudad; se ha pedido a la secretaria del Deporte una carta de intención del Gobierno ecuatoriano; y, he pedido conversar con el presidente electo, Guillermo Lasso, y con su ministro de Deportes, Sebastián Palacios, para tratar este tema, aunque la última palabra la tiene el COE, porque es el organismo que debe presentar la candidatura con los soportes respectivos”.

Publicidad

“En Ambato, la pista atlética, el estadio, los pabellones deportivos, las piscinas y otros escenarios que se construyeron o se remodelaron para el 2001 son hasta la actualidad el espacio para que los entrenadores preparen a sus deportistas. Debemos pensar en lo fundamental del legado que dejan unos juegos del ciclo olímpico y determinar la importancia de la planificación posjuegos. No debemos pensar solo en los 20 días del evento, sino en cómo aprovechar en el futuro la inversión que se realiza, para mejorar la performance deportiva de nuestro país y asegurar el efecto multiplicador de la asignación de nuevas sedes de campeonatos oficiales internacionales”, agrega el también presidente de la Federación Ecuatoriana de Judo.

Para Ibáñez, Guayaquil es una ciudad turística y tiene hoteles de primer orden, una gran oferta gastronómica, amplias vías que dan acceso a toda la ciudad en reducidos tiempos, un aeropuerto internacional con cercanía a los escenarios deportivos, hospedajes y lugares de entrenamiento, y otros beneficios que la hacen muy atractiva para la organización de torneos a nivel nacional o internacional.

Con ese fin, el directivo anunció que tiene como una de sus determinaciones y objetivos potenciar la infraestructura deportiva de Guayas. “Logramos convertirnos en la única entidad deportiva del país con una pista homologada por la World Athletics; un histórico estadio (Alberto Spencer Herrera) que se está convirtiendo en uno de los más lindos del país, debido a los trabajos de remodelación que se están realizando; coliseos, estadio de béisbol, canchas, pabellones deportivos, parque acuático, velódromo, patinódromo, pista de BMX y muchos otros escenarios importantes”.

El directivo indica que de la información analizada sobre los últimos JJ. BB., realizados en Santa Marta 2017, Colombia, se invirtieron 30 millones de dólares porque hubo que partir de cero, pero en Guayaquil no se necesita ese monto. “Estamos en la ciudad más grande y atractiva del Ecuador, en varios aspectos. Tenemos playas cercanas para pensar en subsedes y con la infraestructura deportiva suficiente no se requiere de una construcción completa, sino de una remodelación”.

Ibáñez indica que junto con Eduardo González, subsecretario de Alto Nivel Competitivo de la Secretaría del Deporte, realizaron una inspección de los escenarios de la Fedeguayas y se levantó una proyección de la inversión para la realización de los JJ. BB. 2022 y estaría bordeando los 15 millones de dólares, ya que no hay que construir desde cero sino modernizar y actualizar la que existe.

Se calcula que con la realización del evento internacional llegarían cerca de 6.000 personas para hospedarse durante 20 días en los diferentes hoteles y todo esto genera empleo y contribuye con la reactivación económica.

“Por ahora, el tiempo es nuestro peor enemigo, pues la asamblea de la Odebo será este mes y por ello mi deseo de concienciar a todos los involucrados a no perder esta gran oportunidad de dar el siguiente gran paso deportivo que requiere urgentemente nuestro país”, reiteró el promotor de la candidatura de Guayaquil.

A nivel de autoridades han mostrado su apoyo a esta cadidatura los presidentes de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador (Fedenador), José Arévalo; de las ecuatorianas por deporte de atletismo, Manuel Bravo; tenis, Danilo Carrera; karate, tiro con arco, entre otros. (D)