A 48 días de obtener la medalla de oro en Tokio, el ciclista tricolor Richard Carapaz gozó de un sentido homenaje por las calles de Quito y fue recibido en el Palacio de Carondelet por el presidente de la República, Guillermo Lasso, quien lo nombró embajador itinerante, esto como un preámbulo de su recibimiento este sábado en Tulcán, la capital del ciclismo ecuatoriano.

La “sorpresa” de la jornada fue la designación del ciclista como embajador itinerante. “Para que representes a este Gobierno y este país, porque representas la esencia de lo que es el ecuatoriano, un hombre luchador, de paz, alegría y esfuerzo, la carne viva de quienes hicieron realidad sus sueños”, apuntó el presidente Lasso.

El carchense agradeció los gestos recibidos, pero en especial el compromiso de las autoridades, a las que reconoció haber hecho “un jalón de orejas” con declaraciones en las que cuestionó la falta de apoyo a su preparación y a la de los deportistas en general.

Guillermo Lasso Mendoza, presidente de la República, entrega un premio de 100 mil dólares a Richard Carapaz, ganador de una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Japón, en el Palacio de Carondelet. Jhonatan Narvaáez, compañero de equipo de Carapaz, también estuvo en el evento. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

“Fue un comentario. Espero que no seamos necios o sordos y que empiece un cambio, porque Ecuador tiene potencial”, dijo Carapaz, que definió a su llamado como la “esperanza de las nuevas generaciones”.

Publicidad

Fue una mañana emotiva, desde recordar sus inicios hasta verse en el podio olímpico con la presea y escuchar las notas del himno nacional. “Lo máximo en mi carrera”, reconoció Carapaz, quien recibió además el premio de $ 100.000 por la medalla y reconocimiento de empresas privadas.

‘Mi momento’

Para el pedalista, la jornada arrancó con una conferencia de prensa en el coliseo del Ministerio del Deporte, adonde llegó acompañado de su familia, así como de Jhonatan Narváez, su gregario en la ruta olímpica y parte importante en la presea conseguida en Tokio, a quien extendió un “inmenso agradecimiento”.

Entre sus intervenciones, el carchense recordó lo que fue su participación el 24 de julio en Japón, al pie de monte Fuji, pero destacó en especial el reconocimiento de la ruta y un anticipo “entre risas” de conseguir una medalla junto con su compañero Narváez.

Guillermo Lasso Mendoza, presidente de la República, recibe en el Palacio de Carondelet a Richard Carapaz, ganador de una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Japón, y Jhonatan Narváez, compañero de equipo. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

“En el recorrido hablamos con Jhonatan y le dije ‘aquí tenemos una medalla’, todo entre risas, y entre que sí y que no. Luego todo fue gratificante, se hizo un trabajo inteligente, y ya estar en el podio fue especial por tener que tomar la medalla yo mismo; eso fue lo que más me llenó, porque dije ‘este es mi momento, me premio yo mismo por mi esfuerzo’. Eso fue lo máximo”, expresó.

‘Vivencias especiales’

Narváez fue el compañero en la ruta olímpica: “Fue un momento especial por todo lo que vivimos con Richard. En la carrera hice mi mejor trabajo para él, pero todo sin dejar de disfrutar los momentos vividos, porque no solo fue la carrera, sino todo lo que vivimos dentro y fuera de la misma”, cerró el sucumbisense. (D)