Ricardo Chico Rodríguez Quintana se convirtió en un deportista reconocido y admirado cuando, en otras épocas, el béisbol era una actividad de enorme popularidad en Guayaquil. Y sin ser oriundo de esta ciudad, el pelotero nacido en 1930 en Panamá consiguió, por su destacado desempeño en los diamantes —tanto en clubes como en la selección nacional—, la categoría de figura y leyenda del tiempo heroico del deporte porteño. Cuando se recuerdan los hoy desaparecidos campeonatos provinciales de béisbol, en la categoría mayor, es inevitable evocar al sensacional Chico Rodríguez, fallecido este domingo.

En agosto del 2017 el periodista Frank Maridueña se refería así a la trayectoria de Rodríguez: “Fue uno de los mejores beisbolistas que jugaron en nuestros diamantes. Nació en Panamá, pero hace mucho ya es ecuatoriano. Entre los méritos de este extraordinario expelotero está el de ser parte de un grupo de jugadores que cimentó la popularidad del béisbol en Guayaquil. El historial deportivo y el legado de Chico Rodríguez son brillantes”.

50 años de una coronación. La selección de Ecuador que ganó el Sudamericano de Béisbol de 1963. Arriba: Medardo Haro, Ricardo 'Chico' Rodríguez, Freddy Uzcátegui, Eloy Guerrero, Francisco Sánchez, Reinaldo Ramírez, Alberto Puig (embajador de Ecuador en Argentina), Pedro Fuentes, Enrique Santos, Raúl Foyaín, Francisco de la Torre. Abajo: Raúl 'Látigo' Gutiérrez, José Banchón, Félix Avilés, July Trottman, Vicente Maldonado, Ernesto Weisson y William Luzuriaga. Foto: Archivo EL UNIVERSO

Fue su compatriota Mikelmo Pérez quien convenció en 1960 a Rodríguez para venir a jugar en Ecuador, donde se unió a la tradicional novena de Oriente, que manejaba Munir Dassum. Ahí ganó Chico su primer título en 1963; luego llegaron otros campeonatos. Cuando Oriente se alejó de los diamantes, el pelotero se enroló en otros poderosos equipos con los que también fue una estrella.

El ‘triple play’ famoso

Publicidad

Maridueña narra una acción que hizo célebre a Rodríguez: “El 21 de julio de 1963, jugando el jardín central contra Emelec, ejecutó una de las más hermosas jugadas defensivas vistas en las canchas beisboleras de Guayaquil. Corrió hacia adelante y atrapó un batazo que amenazaba picar de hit, pero en extraordinaria acción llamada ‘cordón de zapato’ alcanzó a atraparla, justo cuando los corredores eléctricos se habían desprendido de las bases. Aprovechó para servir a Mikelmo Pérez y este tiró a la inicial, donde se hallaba Efraín Rico, para completar un histórico triple play”, jugada que no se observa con frecuencia.

Sobre la calidad beisbolera del polifuncional Chico Rodríguez, que también fue lanzador, el historiador Ricardo Vasconcellos Rosado dijo en el 2016 que en su era de esplendor “fue el mejor salvador de juegos, una especie, en menor dimensión, por supuesto, de su paisano Mariano Rivera en las Grandes Ligas con la franela de los Yankees”. Y de la importancia de Rodríguez en un deporte que llevaba enormes cantidades al estadio Yeyo Úraga comentó: “Chico es parte fundamental de la generación de los títulos sur continentales. En su experiencia y en la de Félix Avilés, Eloy Guerrero, Pedro Fuentes, July Trottman, Luis Calamaris, Látigo Gutiérrez y Panchón Sánchez, se apoyaron jovencitos como Bonifacio Morán, Alfredo Portalanza, Edmundo Figurita Viteri, Chano Martínez, Olmedo Arroba y Eduardo Salcedo. No estuvieron Pedro Murrieta, Pancho de la Torre, William Luzuriaga y Ramón Moncho Sotomayor, todos campeones sudamericanos de béisbol”.

'Chico' Rodríguez vino desde Panamá a darnos dos títulos Sudamericanos. Ricardo 'Chico' Rodríguez con su hijo Antonio, antes de disputar un partido. Foto: Archivo EL UNIVERSO

Antes, en el 2015, mencionó: “Ya no suenan los gritos de admiración por los batazos descomunales de Panchón Sánchez. Tampoco por los robos de bases de José Banchón, o por el viaje hacia el home de la Loca, una pelota que salía de los nudillos de Héctor Ballesteros con ponche seguro. O los triple play de Chico Rodríguez, o las fildeadas espectaculares de Mikemo Pérez. Hace años que el estadio Yeyo Úraga está en silencio. Y los dirigentes también”.

Bicampeón de Sudamérica

Rodríguez vivió sus momentos más gloriosos con el uniforme de Ecuador, selección con la que como nacionalizado consiguió dos coronas de Sudamérica. El 15 de enero de 1963 es una de las fechas más brillantes del béisbol ecuatoriano, porque hace 58 años se ganó como invictos el campeonato jugado en el estadio del Departamento Autártico de Obras Sanitarias, de Buenos Aires. Fue el primer éxito internacional del béisbol tricolor y Chico fue uno de los protagonistas en la final contra Brasil. En el tercer turno, con la pizarra en blanco, el duelo fue suspendido por lluvia. Los brasileños querían cancelar el partido y que se declararan campeones a los dos.

Los ecuatorianos se oponían a esta propuesta. Pasada la lluvia los mismos beisbolistas ecuatorianos arreglaron el terreno para apurar el reinicio. En estas circunstancias nadie sabía qué rumbo tomaría el juego. En la apertura del quinto episodio, Kike Santos inició con sencillo y avanzó a segunda con toque de sacrificio de Vicente Maldonado. El turno fue para Chico, que en el primer lanzamiento sacó largo batazo para convertirse en jonrón, que abrió el camino para un triunfo 10-0. Ecuador se convirtió en campeón sudamericano de béisbol. En ese certamen Rodríguez ya había sacado dos cuadrangulares en el choque contra Argentina y remató como uno de los mejores bateadores del Sudamericano al disparar ocho hits en 18 turnos, con promedio de bateo de .444; muy alto para un torneo corto.

Hasta los 56 años

En 1966 se jugó en el estadio Yeyo Úraga la final del Sudamericano, en el que otra vez el rival más fuerte fue Brasil, al que Ecuador doblegó 4-3 en final dramática el 1 de diciembre. Chico fue el jardinero central, imponiendo mucha seguridad, aplomo y clase. La alineación inicial de Ecuador en el duelo decisivo tuvo a Raúl Gutiérrez en la lomita y Pedro Fuentes como receptor. La primera base correspondió a Bonifacio Morán, mientras que en la segunda almohadilla estuvo Alfredo Portalanza. La tercera base la vigiló July Trottman; mientras que el campocorto lo cubrió Mikelmo Pérez. Los jardines fueron patrullados por Chano Martínez (derecho), Ricardo Chico Rodríguez (central) y Eloy Guerrero (izquierdo). Ecuador ganó cinco partidos antes de llegar al duelo clave contra los brasileños.

Chico Rodríguez, a nivel provincial, jugó los certámenes de primera división con Oriente, Barcelona, Liga Deportiva Estudiantil, Universidad Católica, Nueve de Octubre, Asociación Deportiva Naval. La última campaña de Chico fue en 1986, cuando tenía 56 años de edad. Acumuló 15 jonrones. En el torneo de 1976 tuvo un total de 174 lances, y jugando por Oriente, el 4 de julio de 1964, capturó ocho elevados; es decir, él solo logró la tercera parte del total de outs que se consiguen en un juego. (D)