DEPORTES

Publicidad

‘Mis expectativas en Montecarlo no son altas’, dice Novak Djokovic

El serbio, número uno del mundo, regresa a la competición en el Masters 1000 de Montecarlo que conquistó en dos ocasiones.

Novak Djokovic, número 1 del mundo en tenis. Foto: AFP

Publicidad

El serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, regresa a la competición en el Masters 1000 de Montecarlo que conquistó en dos ocasiones en su carrera pero donde no tiene grandes expectativas por su rendimiento en los años recientes.

“Mis expectativas no son muy altas. Por la forma que he estado jugando este año y por los resultados que obtuve antes en Mónaco en los años anteriores que no fueron muy buenos. Así que, mis expectativas son bajas”, dijo el número uno del mundo.

Para mi se trata de poder desarrollar mi juego y progresar en esta superficie para alcanzar la cima otra vez.

Publicidad

“Para jugadores como yo se necesita más tiempo para alcanzar el nivel más alto. Al principio de mi carrera me iba mejor en Montecarlo. Gané en el 2013 y 2015, hace mucho ya. Las últimas cinco o seis ediciones aquí no han sido exitosas para mi aunque siempre espero que eso cambie”

“Voy al torneo con entusiasmo de todas formas. No estuve en Miami así que he tenido tiempo de más para entrenar en arcilla y adaptar mi cuerpo y mi juego a esta superficie. Veremos como me va”, indicó el tenista balcánico que en las últimas ediciones no ha superado los cuartos de final.

“Siempre me ha encantado jugar en Montecarlo. Resido aquí durante muchos años y mis hijos nacieron en Montecarlo. Es como mi hogar y donde entreno durante muchas horas. Es una presión adicional cuando quieres jugar lo mejor que puedes en un sitio como este. También el hecho de que la arcilla es la superficie más exigente del tenis”, añadió Djokovic que reconoció a Jannik Sinner como “el mejor del mundo hasta ahora”.

Publicidad

“Ha mejorado mucho en todos los aspectos y ha tenido un éxito tremendo. En los momentos importantes iguala todo y ahora está ganando los partidos importantes. Aprendió de sus experiencias anteriores y se convirtió en un jugador más duro”, indicó el balcánico de 36 años que afrontará el torneo sin el que ha sido su entrenador, el croata Goran Ivanisevic.

“Ambos sentimos que nos habíamos dado todo en esta relación y que era el momento de seguir adelante cada uno por un lado. Lo que hemos hecho no se puede olvidar. Sigue siendo un gran amigo mío y de la familia”, dijo. (D)

Publicidad

En Star+ tenemos películas, series y deportes exclusivos en vivo de la LigaPro y ESPN. Suscríbete aquí

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad