El británico Lewis Hamilton (Mercedes), que no ganaba desde el 18 de julio, volvió a lo más alto del podio este domingo en el Gran Premio de Rusia de Fórmula 1, en el que logró su victoria número cien gracias a la estrategia de su equipo, que le mandó a boxes para cambiar los neumáticos cuando iba segundo por detrás de Lando Norris (McLaren).

Ha llevado mucho tiempo llegar a cien y ni siquiera sabía si iba a venir esa victoria o no. Lando hizo un grandísimo trabajo, con un grandísimo ritmo”, indicó en declaraciones para la señal internacional.

Hamilton reconoció que no estaba “seguro de poder adelantar a Lando” en seco “a menos que cometiera un error” y se congratuló de que “el equipo” tomara “la decisión adecuada al final” de cambiar a intermedios.

El heptacampeón, que se mostró “muy agradecido a estos hombres y mujeres que están aquí y en la fábrica”, inició la carrera desde la cuarta posición tras haber fallado en la calificación con un golpe contra el muro del pit lane en la Q3 cuando iba a pasar a neumáticos a blandos.

“Al irme a dormir no estaba contento. He visto las repeticiones una y otra vez y había pequeños errores. Estaba determinado a trabajar esta mañana en ello”, dijo Hamilton, que ahora lidera la clasificación del Mundial con dos puntos de ventaja sobre el neerlandés Max Verstappen (Red Bull).

De su principal rival, que fue segundo después de partir de la última plaza de la parrilla de salida, señaló que “debió de hacer un gran trabajo” para finalizar así. (D)