Las medallas de oro, de plata y de bronce que se entregarán en la Copa del Mundo de rugby 2023 en Francia serán “recicladas a partir de teléfonos y otros productos electrónicos recogidos en clubes de rugby”, anunciaron este martes los organizadores.

El Mundial-2023, programado en Francia del 8 de septiembre al 28 de octubre, pretende “reducir el impacto sobre el medio ambiente” aplicando “una gestión responsable de los residuos”, aseguró Claude Atcher, director general del comité organizador.

Desde esa óptica, las medallas entregadas a las tres mejores selecciones de la competición estarán compuestas por materiales reciclados “a partir de teléfonos y otros productos electrónicos” recogidos de los clubes, ligas y comités de rugby en Francia.

“Luego de un proceso de selección minucioso, los aparatos reciclables serán enviados a un centro especializado para la extracción de metales preciosos que serán después fundidos”, añadió el comité de organización.

El campeón del mundo, el finalista, y el tercero, recibirán así medallas con materiales reciclados.

El Mundial-2023, que arrancará con un partido de gala entre los All Blacks y el XV de Francia, pretende ser “una Copa del Mundo de rugby con un impacto positivo”. (I)