La Vuelta a España 2021 cruzó este miércoles su ecuador en Valdepeñas de Jaén creciendo en emoción, con jornadas cada vez más interesantes y divertidas ya en la segunda semana de carrera.

Tras una primera parte algo descafeinada por el viento, que dio de cara en Picón Blanco y faltó desde Burgos a Albacete, la llegada a Andalucía ha deparado grandes etapas primero en Velefique y posteriormente en el tránsito hacia Extremadura y la visita al Pico Villuertas, otra novedad en esta edición.

Los dos últimos días con finales en Rincón de la Victoria y Valdepeñas de Jaén son ejemplos de lo que tiene que ir ocurriendo en las grandes vueltas para evitar el tedio entre las citas claves.

El martes fue un puerto a poco de meta, en de Almáchar, y este miércoles el impresionante muro de Valdepeñas de Jaén los que han llamado a los grandes y propiciado emocionantes finales de carrera.

Publicidad

Unas etapas que, en todo caso, no han hecho más que confirmar que la pelea apunta a un mano a mano entre Primoz Roglic, ganador de las dos últimas ediciones, y el Movistar de Enric Mas y Miguel Ángel López. Por el momento, más del español que del colombiano, porque el balear está brillando como nunca y está con más chispa y mejor clasificado que el de Pesca.

Este miércoles Mas incluso amenazó con ganar a Roglic en su terreno, en los finales en alto. Donde el esloveno, segundo a segundo y bonificación a bonificación, apuntaló sus rojas de 2019 y 2020.

Ese buen hacer de Roglic y el Movistar viene ya de la primera etapa, la crono alrededor de la Catedral de Burgos, y del resto de citas relevantes: Picón Blanco, La Montaña de Cullera, el Balcón de Alicante y Velefique.

En todas ellas brillaron el líder del Jumbo y los del equipo telefónico. Y en todas se fue viendo cómo el equipo más poderoso del pelotón, el Ineos, no llegaba para mucho lío.

Ineos, sin fuerza

Ya los primeros días fueron cediendo los campeones olímpicos Richard Carapaz y Tom Pidcock, y también Pavel Sivakov.

Y a partir de ahí quedó también en evidencia que Egan Bernal no está para alcanzar en esta Vuelta el hito de ser el corredor más joven en ganar las tres grandes. Quizás esté algo mejor Adam Yates, pero al inglés tampoco le está alcanzando para estar a la altura de Roglic, Mas, López y también Jack Haig, el cuarto en discordia.

Ahí se está situando lo esencial de una carrera que se libró del aburrimiento en Gamonal, Molina de Aragón, Albacete y La Manga del Mar Menor con los triunfos al esprint del valiente Jasper Philipsen y el renacido Fabio Jacobsen, el belga y el holandés con apellidos nórdicos. El 2-2 del duelo de entre ambos, por cierto, apunta a Jakobsen porque Philipsen ha tenido que retirarse este día con fiebre.

Por lo demás, otros dos dobletes, los Michael Storer y Roglic; lideratos inesperados como los de Rein Taaramae, Kenny Elissonde y, sobre todo, el noruego Odd Christian Eiking, que se hizo con la roja bajo el sol abrasador y pegajoso de Rincón de a Victoria y el miércoles aguantó como un jabato en Valdepeñas ante el acoso del experimentado Guillaume Martin.

Por encima de todo ello, el épico triunfo de Damiano Caruso en una etapa-Tour en Velefique, donde se disparó la emoción que se está viviendo en Andalucía en una Vuelta 2021 de menos a más y creciendo hacia su tercera y definitiva semana. (D)