Este último fin de semana de agosto (del jueves 26 al sábado 28) el circuito de Spa-Francorchamps, en Bélgica, acoge la cita más emotiva de la temporada para el ecuatoriano Juan Manuel Correa. El martes 31 de agosto serán dos años del trágico accidente en el que se vio envuelto el quiteño y en el que falleció su amigo Anthoine Hubert, a quien Juan Manuel rinde homenaje este año con un logo en su casco, que lleva desde los primeros test oficiales de la Fórmula 3 en Austria antes del inicio del campeonato.

El año pasado, Juan Manuel estuvo en Spa y se desplazó hasta la subida de Radillon, cuando aún utilizaba su silla de ruedas. Este año, Juan Manuel volverá a subir desde la zona del arroyo Eau Rouge hasta la cima de Radillon, pero lo hará al volante de su F3 del equipo ART, completando de alguna forma una de las recuperaciones físicas y también mentales más impactantes de la historia del automovilismo moderno.

Juan Manuel Correa: Ahora tengo piernas ‘clásicas’. Es como tener un auto clásico: hay que seguir restaurándolo y darle mantenimiento

Antes de afrontar el fin de semana, Juan Manuel pasó unos días trabajando en la sede del equipo ART, dedicando buena parte de cada jornada a recorrer los poco más de siete kilómetros de Spa en el simulador.

“Al margen del accidente, la pista de Spa-Francorchamps siempre me ha gustado mucho. He disfrutado corriendo ahí desde 2017, en la que fue mi primera carrera de GP3. Y debutar en el circuito de Spa no es sencillo”.

El ecuatoriano-estadounidense lleva trabajando mucho para sacar el máximo rendimiento de su monoplaza en cada circuito, reuniendo en una sola vuelta los mejores parciales, algo que en este circuito de Spa, con sus 7.004 m, el segundo más largo del mundial, es fundamental.

“Es un circuito rápido, largo, donde es difícil poner los mejores parciales en una vuelta junta debido a su longitud. Creo que va a ser un buen fin de semana para nosotros. Estoy contento con la preparación que hemos hecho, me siento en forma y bastante preparado. Iremos allí, trabajaremos en lo que ya sabemos que hay que mejorar y trataremos de continuar progresando”.

La de Bélgica, en este circuito, nunca será una carrera más para Juan Manuel. “Obviamente hay algo especial en Spa después de lo que pasó, ya que no será nunca una carrera más. Tendré a Anthonie (Hubert) en mi mente durante el fin de semana. Seguro que va a ser muy emocionante, pero es lo que hay, y me he estado preparando para este regreso durante mucho tiempo, así que me siento listo”.

Este año el circuito de Spa cumple 100 años, ya que fue inaugurado el 12 de agosto de 1921, y en él se han disputado 53 ediciones de F1, 18 de GP3, entre 2010 y 2018, y las cuatro últimas carreras del FIA F3 en 2019 y 2020. (D)