Al cierre de su temporada de reencuentro con el automovilismo, luego del accidente en Spa-Francorchamps del 2019, el ecuatoriano Juan Manuel Correa (22 años) dice sentirse de nuevo un piloto “completo”, aunque reconoce las dificultades de vivir con un “dolor crónico” por las lesiones que le causó el choque que casi le cuesta la vida.

El capitalino termina su campaña en la Fórmula 3, pero tiene en agenda una nueva operación en este mes y la búsqueda de un puesto para volver a la Fórmula 2, “la meta” para lo que será el 2022.

¿Puede adelantar un balance de esta temporada?

No ha sido un año fácil, he tenido muchas complicaciones como era de esperarse por las lesiones y rehabilitaciones. Recomenzar era complicado, pero ha sido un año positivo, lo he demostrado y sé que estoy regresando a un muy alto nivel.

Publicidad

¿Cómo fue el reencontrarse con el mundo del automovilismo?

¡Increíble! Ha sido mi parte favorita por estar en la pista, la adrenalina es incomparable, eso me motivó y enseñó que tomé la decisión correcta de pelear y reconstruir mi carrera.

¿A cuánto está de alcanzar el nivel ideal que menciona?

Seguimos trabajando mucho en el tema rehabilitación, todo será de tiempo y progreso, necesito estar al volante para tomar más confianza. Estoy motivado, siento que puedo hacer un reseteo, ser más competitivo desde el inicio, porque este año fue difícil alcanzar el nivel del resto empezando desde atrás.

La última carrera en Zandvoort (Países Bajos) fue accidentada. ¿Qué sensaciones le dejó?

Es una pista muy rápida, con margen pequeño de error y ahí hay que arriesgar. Tuve un roce, pero fue algo normal, hubo mucha adrenalina, estuve agresivo en las tres carreras y eso es una buena señal. Estoy tomando confianza, me siento un piloto más completo después de ese fin de semana, sé que estoy en el camino correcto.

Publicidad

¿Qué panorama maneja para la temporada 2022?

No está claro nada sobre cómo será el próximo año, la meta es correr en Fórmula 2, pero hay que encontrar un asiento en una escudería porque no es fácil por el tema de auspiciantes. Quisiera seguir con ART Grand Prix y conseguir un ascenso de categoría, pero debemos encontrar un contrato que nos beneficie a ambos.

¿Su próximo año sería en la Fórmula 2?

Hay conversaciones, puede que vaya con la escudería que estuve en 2019 (Sauber Junior Team), pero es muy pronto para definir, espero en las siguientes semanas tener una idea más clara, por lo pronto la meta es ir a Fórmula 2, seguir creciendo, tener resultados y ver la posibilidad de hacer más pruebas con Alfa Romeo, empezar a prepararme como prospecto para la Fórmula 1, ese sería el proyecto para la escudería y en lo personal.

Hablaba de los auspiciantes, ¿hay gestiones en Ecuador?

No es fácil encontrar auspicios para esta categoría en el país, no hay muchas empresas grandes que vean a estas categorías como una vía de posible auspicio, es un reto cada año porque tenemos que hacer un poco de malabares, pero mi imagen ha crecido mucho en Ecuador, Estados Unidos y Europa, y eso buscamos aprovechar.

¿Hay posibilidad de apoyo estatal?

No hemos hablado con el Ministerio del Deporte del tema en concreto, pero me encantaría porque sí me daría la posibilidad de correr con la bandera ecuatoriana, por ahora corro con la estadounidense porque mi auspiciante mayoritario es de allá. Se lo comenté al ministro (Sebastián) Palacios y esperamos poder definir porque una exposición de este tipo para un gobierno es grande en cuanto al retorno por cuestiones de turismo.

Juan Manuel Correa se une a la Academia de Sauber

¿Qué se viene en el último tramo de este año?

Hay fechas importantes, está el final del calendario en Rusia (25 de septiembre) y para el 29 tengo una cirugía programada, luego dependerá de un contrato con el que puedan encarrilarse las cosas, necesito kilometraje, rodar lo que más pueda y eso trataré de empujar. Quizás en noviembre otra cirugía y para diciembre estar por Ecuador.

¿Las cirugías no complicarán un posible nuevo contrato?

No es lo ideal, por eso hay que planearlo con tanta anticipación. Es un dolor de cabeza, pero es mi realidad y tengo que hacerlo, si no es ahora sería más tarde, pero lo menos factible sería hacerlo durante la temporada en el 2022.

¿En qué consisten las cirugías?

La primera será en Barcelona (España), es para retirar metales que tengo en la pierna derecha, la otra dependerá de la evolución del hueso, porque necesita fortalecerse más antes de sacar el apoyo metálico; es más, mientras conversamos en esta entrevista uso una máquina de electromagnetos en la pierna para estimular el hueso, se cree que en uno o dos meses con este tratamiento el hueso estará listo.

¿Con todo este trajín cómo se ha sentido?

No ha sido fácil, aún no tengo una vida normal, tengo dolor todos los días, cada vez que me levanto y camino me duele la pierna. Te desgasta un poco vivir con un dolor crónico, pero viendo de donde vengo y donde estaba hace un año, es increíble que pueda estar sin un bastón, que pueda salir donde quiera. Analizando desde una perspectiva positiva y el balance que he hecho, mi vida ha girado mucho alrededor de mi preparación y rehabilitación.

El monoplaza ART Grand Prix del ecuatoriano-estadounidense Juan Manuel Correa (9) durante la carrera en el circuito de Zandvoort (Países Bajos), penúltima del calendario de la Fórmula 3. Foto: Cortesía

¿Cómo ha visto la repercusión de su regreso en el mundo motor?

Muy positivo, desde pilotos, personal de equipos, comentaristas y fanáticos, inclusive de gente que no tiene idea del deporte y que solo ha tenido accidentes como el mío y sabe lo difícil que es volver. Siento un apoyo enorme.

¿Y eso lo toma como una presión?

Externa, no. La presión está en mí mismo porque puedo tener todo el apoyo, pero el que tiene que hacer el trabajo es uno mismo, me siento presionado por eso, pero estoy tranquilo. Hago mi trabajo, luego veremos qué sale.

¿Cómo ha sido el volver a la pista y pensar en Anthoine Hubert, fallecido en el accidente del 2019?

He tenido momentos muy emotivos como en la misma pista en Spa-Francorchamps este año, no fue fácil volver a correr ahí, pero siento un orgullo enorme por haberlo hecho. Siempre llevaré su nombre conmigo en mi carrera como piloto, él no tuvo la oportunidad de alcanzar sus metas, yo tengo un segundo chance en la vida y estoy consciente de lo afortunado que soy. Por lo que pasó, su nombre siempre resonará junto al mío.

¿Cómo definiría el 2021?

Un año de transición y mucho sacrificio, de renacimiento porque todo ha comenzado de nuevo. En positivo, ha sido un año de mucho cambio. (D)