Como era de esperar, el boxeador Floyd Mayweather Jr. dominó a la estrella de YouTube Logan Paul la noche del domingo en una pelea de exhibición de ocho asaltos en el Hard Rock Stadium de Miami.

A pesar de no haberlo noqueado, Mayweather aseguró después de la pelea que “fue mucho mejor de lo que pensaba. Pero fue una noche divertida”.

Mayweather, quien pesó 155 libras con su oponente inclinando la balanza a 189,5 libras, había declarado a TMZ que sus ganancias para este espectáculo serían de entre 50 millones a 100 millones de dólares, dependiendo de los ingresos a través del sistema “pago por ver”. Se especula que Paul habría ganado dos millones de dólares.

La lluvia intermitente a lo largo de la noche no logró frenar la primera pelea de Mayweather desde que derrotó al kickboxer japonés Tenshin Nasukawa en diciembre de 2018.

Publicidad

Con espectadores como el excampeón de peso pesado Evander Holyfield mirando desde el ringside, Paul, de 26 años, produjo algunos momentos de amenaza pero no lo suficientemente cerca como para molestar a Mayweather, quien puso fin a su carrera en el boxeo en 2017 con un récord de 50-0 después de vencer a la estrella artes marciales mixtas (MMA) Conor McGregor en Las Vegas.

La pelea del domingo fue declarada una exhibición en lugar de un combate profesional con licencia completa, lo que significaba que no había jueces y la única forma de triunfar era detener o noquear al oponente dentro de los ocho asaltos programados de tres minutos cada uno.

Paul, quien participaba en su tercera pelea después de dos contra su compañero youtuber KSI, fue previsiblemente superado por Mayweather, de 44 años, quien apenas rompió a sudar y propinó una serie de golpes de castigo para evitar que su oponente estadounidense avanzara.

“Es uno de los momentos más grandes de mi vida. Estoy feliz. Fue un honor entrar al ring con él”, dijo Paul que estaba de todos modos al borde del colapso por el cansancio al finalizar el quinto asalto.

Paul, que tiene más de 23 millones de suscriptores en su canal de YouTube, había anunciado acertadamente en la semana que saldría ganando en este enfrentamiento, pase lo que pase.

“Si gano, será la mayor sorpresa en la historia de los deportes de combate. Si Mayweather gana, a nadie le importa. Bien hecho, habrás vencido a un youtuber”, resumió.

Publicidad

La pelea, cuyo objetivo era “entretener y ganar dinero”, esperaba llegar a los dos millones en ventas de pago por ver (PPV).

Mayweather se ha subido a una ola de regresos que el pasado noviembre llevó de nuevo al cuadrilátero al excampeón mundial de los pesos pesados Mike Tyson, de 54 años, ante el también cincuentón Roy Jones Jr.

Esa misma noche Jake Paul noqueó al exjugador de la NBA Nate Robinson en una velada que recaudó más de 80 millones de dólares en ventas televisivas.

Después de Mayweather, la próxima leyenda que quiere subir al ring es el mexicano-estadounidense Óscar de la Hoya a sus 48 años. (D)