El ecuatoriano Aarón Cañarte tuvo una guerra en su debut en la jaula de Ultimate Warrior Challenge México (UWC) al ganar por decisión unánime a Alexander Barahona (12-7-0) en lo que fue la pelea de la noche de la velada de UWC 27, en la división de 145 libras, el viernes.

Pero fue el nativo de Tlalnepantla, Estado de México, quien abrió las hostilidades al derribar con fuerza al defensor de Guayaquil y llevó el control en ese round, incluso conectó con patada al rostro de su rival.

Para el segundo intercambiaron cañonazos de pie y el daño se empezó a notar en el rostro de ambos, pero Cañarte se llevó la mejor parte al derribar en un par de ocasiones a su rival.

En el tercero, el integrante de Entram Gym estuvo en control de las acciones hasta que Barahona logró levantarse y desde ahí el miembro de Leones Fit Gym conectó con patada de giro al rostro del ecuatoriano.

Publicidad

Los últimos 90 segundos del combate Barahona fue en búsqueda del golpe final y Cañarte a sobrevivir, que fue lo que logró al sonar la campana tras 15 minutos de una batalla que será recordada por mucho tiempo.

Los jueces Víctor Reveles y José Cobián puntuaron 29-28, y Miguel Reyes 30-27, todos a favor del aún invicto Cañarte, quien lleva siete combates sin conocer la derrota al aguantar la embestida de Barahona.

En duelo estelar de UWC 27, pactado a las 155 libras, Manuel Torres no dejó duda de su calidad al someter a Carlos Cañada en solamente 25 segundos.

Fue el primer combate del nativo de Ciudad Madera, Chihuahua, desde el 14 de marzo de 2020 y de la rehabilitación de una lesión. Además marcó la primera ocasión en que Torres peleaba en peso ligero y enfrentaría al representante de Xtreme Kombat Tsunami que apenas en noviembre del 2020 contendió por el campeonato de esa división en UWC.

Nada de eso importó, ya que Torres ingresó determinado a asegurar la décima primera victoria de su carrera profesional y se cumplió ese objetivo de manera veloz, antes el asombro de los asistentes.

Al sonar el timbre de inicio del combate Cañada inmediatamente buscó el derribo del integrante de Entram Gym y este no perdonó al sujetarlo en guillotina de pie con una fuerza notaria de cuerpo superior.

Antes de que diera el tap, el cuerpo de Cañada durmió y Daniel Modad intervino al solicitar la campana y cuidar la salud del residente de la Ciudad de México, quien estaba inconsciente en el mundo de UWC.

La celebración no se hizo esperar para el ahora peleador con récord de 11-2-0 que de inmediato se dio a notar en la clasificación peso ligero y es posible que regrese para el evento del 13 de agosto.

Cañada se despide ahora con marca de 10-12-0 al caer de nueva cuenta en la jaula de UWC, esta vez ni pudo calentar bien motores y su intención de poder retar de nuevo por la corona de 155 libras se disipó. (D)