Ganadora y clasificada Alemania una hora antes, Suiza aún mantiene su ventaja en la segunda posición del grupo A de la Eurocopa 2024, gracias a un golazo de Xherdan Shaqiri con el que contestó al primer golpe de Escocia, que sostiene opciones de clasificación, pendientes de la última jornada y de la cantidad de puntos que exigirán los cuatro mejores terceros.

Ganadora y clasificada Alemania una hora antes, Suiza aún mantiene su ventaja en la segunda posición del grupo A de la Eurocopa 2024, gracias a un golazo de Xherdan Shaqiri con el que contestó al primer golpe de Escocia, que sostiene opciones de clasificación, pendientes de la última jornada y de la cantidad de puntos que exigirán los cuatro mejores terceros.

Alemania se impone a Hungría y clasifica a octavos de final de la Euro 2024

Lastrada por la goleada de Alemania en la primera jornada, Escocia renació en el choque de este miércoles, por delante rápidamente. Su contragolpe fue vertiginoso. De un ataque de Suiza, con un centro al área, surgió una salida imparable del equipo se Steve Clarke, conducido por Andy Robertson, que atravesó casi todo el campo, la cedió a Mcgregor, que vio a McTominay.

Publicidad

¡Croacia en apuros! Empata con Albania y peligra su continuidad en el Grupo B de la Euro 2024

El centrocampista del Manchester United, revelado como goleador imparable ya en la fase de clasificación, remató en su llegada al área. No era nada del otro mundo su disparo, probablemente a las manos de Yann Sommer, de no haber intervenido decisivamente Schär. Su mal despeje terminó de introducir el balón en su portería. Minuto 13.

La frustración de Suiza, el impulso de Escocia, que, sin embargo, reincidió en su despropósito defensivo, impreciso tantas y tantas veces cuando decide salir con el balón jugado que cualquier momento es una concesión a su oponente, como ocurrió un cuarto de hora después, cuando cometió un error fatal que Shaqiri transformó en un golazo. Tan fácil.

La cesión atrás de Ralston fue un regalo que aceptó, atento, oportuno, Shaqiri con la convicción del zurdazo que enganchó de primeras; una parábola que alojó en la escuadra, pero que había sido originada por una entrega impropia de este nivel del carrilero derecho escocés. No fue la única. Ni por su lado ni por el otro, aunque las demás sin consecuencias.

Publicidad

El partido estaba abierto, más aparente para Suiza, que dispuso de unas cuantas ocasiones. Es una selección que cuando corre, con espacios hacia adelante, al contraataque, puede hacer daño a cualquier adversario. La estirada de Gunn fue lo único que se interpuso a una jugada de ese tipo, en la que Vargas conectó con Ndoye para apuntar al gol. No lo logró.

Sobre todo, con el cabezazo al poste de Hanley, con el que se sintió de nuevo capaz de ganar el encuentro, en el que perdió de repente a Kieran Tierney. En una jugada defensiva se lesionó el defensa de la Real Sociedad. Pareció muscular, pero la forma con la que se retiró del campo, inmovilizado en la camilla, con gestos de preocupación, transmite gravedad. También el abrazo con el que su técnico, Steve Clarke, lo animó camino del vestuario. (D)