En un fatídico giro de los acontecimientos, el exfutbolista israelí Lior Asulin, quien celebró su 43 cumpleaños apenas el viernes pasado, ha perdido la vida en un acto de violencia sin precedentes perpetrado por la organización palestina Hamás.

Este grupo, que se autodefine como yihadista, nacionalista e islamista, protagonizó un ataque devastador en un centro turístico en el sur de Israel, cobrándose numerosas vidas, incluyendo la de Asulin, publica diario AS.

La noche del evento, alrededor de 50 terroristas llegaron al lugar de la fiesta, sembrando el caos y la tragedia, y privando al mundo del fútbol de uno de sus propios. Esta conmoción ha provocado una oleada de mensajes de apoyo en redes sociales, provenientes de compañeros que compartieron el terreno de juego con el talentoso delantero.

Publicidad

La carrera de Asulin en el mundo del fútbol estuvo marcada por su paso por varios equipos, incluyendo el Maccabi Herzliya, el Maccabi Petah Tikva, Bnei Shahnin, Beitar Jerusalem y Bnei Yehuda. Tras sus experiencias en el extranjero con el Hapoel Tel Aviv y el Apollon Limassol, regresó a Israel, donde dejó su huella en equipos como el Maccabi Petah Tikva, Hapoel Beer Shevi, Hapoel Ramat Gan, Hapoel Rishon Lezion, Hapoel Petah Tikva, Hapoel Ashkelon, Hapoel Marmorek, Nof HaGilil y MK Holon.

Sin embargo, su vida dio un giro oscuro en 2018 cuando fue arrestado bajo sospecha de tráfico de drogas, específicamente por presuntamente vender cannabis a través de la aplicación Telegram. En enero de 2021, Asulin admitió su culpabilidad en 30 casos de tráfico de drogas y fue condenado a 19 meses de prisión.

Aunque intentó apelar en noviembre de 2021, su solicitud fue rechazada y comenzó a cumplir su condena un mes después. Finalmente, en agosto de 2022, fue liberado tras ocho meses de prisión debido al cumplimiento de cláusulas de buena conducta.

Publicidad

Este trágico suceso se desarrolla en un contexto internacional tenso, con Israel declarando la guerra a Gaza después de un sorprendente y sin precedentes ataque de las milicias de Gaza que ha dejado un saldo devastador de al menos 300 muertos y 1.800 heridos.

En medio de esta escalada de violencia, las milicias de la Franja han lanzado más de 5.000 cohetes contra Israel y han llevado a cabo infiltraciones en el país, todo ello coincidiendo con el sabbat judío.

Publicidad

El Ejército israelí ha acusado a los milicianos de Hamás de secuestrar civiles y soldados, tratándolos como “prisioneros de guerra”. En respuesta, Israel ha llevado a cabo bombardeos aéreos contra instalaciones de Hamás en la Franja de Gaza, dando inicio a la operación Espadas de Hierro, con un saldo de al menos 313 palestinos muertos y 1.700 heridos.

El deporte y la geopolítica se entrelazan en este sombrío capítulo de la historia, recordándonos que la violencia y el conflicto pueden afectar a todos, independientemente de su campo de juego. (D)