Sporting obtuvo petróleo en su visita al Besiktas, en un duelo trascendental para el futuro de ambos clubes en la Champions League y que sacó adelante el cuadro portugués tras ganar 1-4, por la tercera fecha del grupo C.

Ambos llegaban al encuentro con cero puntos y últimos en la zona después de las dos primeras jornadas, por lo que no había más cabida para el error. Ninguno pudo sacar algo positivo frente al Borussia Dortmund y el Ajax y tenían que puntuar sí o sí.

El Sporting, más controlador y eléctrico, se llevó el gato al agua en un duelo de ida y vuelta en casi todas sus fases. El conjunto portugués tuvo mas peso ofensivo en el juego aéreo que su rival y así se llevó el partido.

Precisamente fue la cabeza del uruguayo Sebastián Coates la que se encargó de abrir el marcador a los 15 minutos, después de rematar un córner prolongado por Gonçalo Inácio.

La alegría no le duró mucho al Sporting, que no pudo evitar la reacción del Besiktas. El cuadro turco, también de córner y con un cabezazo del canadiense Cyle Larin, subió el 1-1 al marcador en el minuto 24.

Sin embargo, Coates salió al rescate para marcar en una jugada calcada: córner, prolongación de cabeza de Paulinho y remate del uruguayo, que despejó dudas con un segundo testarazo imperial que no pudo salvar el portero Ersin Destanoglu.

Antes del descanso, el Sporting Lisboa volvió a golpear a los locales y al minuto 44 anotó el tercer gol. Nuevamente Coates volvió a ganar en lo alto un córner, que golpeó en la mano del croata Domagoj Vida para que el arbitro decretara penal y sea Pablo Sarabia el encargado de anotar.

Liquidó el compromiso Paulinho al minuto 88, con un golazo desde fuera del área. Al final, el 1-4 dio una vida extra a los hombres de Rúben Amorim, que sumaron sus tres primeros puntos en la Champions League. (D)