Alfredo Arias fue el artífice del título que logró Emelec en el 2017 y este también ha sido el último de los azules. El uruguayo, ahora al mando de Independiente Santa Fe de Colombia, dio sus razones para salir del club en mayo del 2018.

El charrúa luego de una caída que tuvieron los azules 2-0 ante Independiente del Valle, reveló que dejaría la dirección técnica por problemas de indisciplina en su plantel.

Me voy porque no estábamos ganando, porque el equipo no estaba jugando bien, por actos de indisciplina y falta de profesionalismo”, expresó el estratega en aquella ocasión.

Publicidad

“No tengo que hacer de niñera, soy entrenador y no niñera. Creo que esto ya lo han entendido los jugadores y lo han demostrado en los últimos partidos porque se han entregado a muerte”, agregó el DT.

Ahora, al mando del cuadro de Bogotá, Arias recuerda aquel capítulo, sin dar detalles de los casos de indisciplina, y precisó que sintió que su liderazgo con los futbolistas “había cumplido su ciclo”.

“Yo en ese momento estimé que nuestro liderazgo y nuestro acompañamiento con los jugadores ya había cumplido un ciclo. Yo hablé con el presidente (Nassib Neme) y le dije que no iba a seguir pero me respondió que lo espere hasta que consiga un nuevo técnico”, contó.

Publicidad

“Pasaron seis partidos de campeonato y otros de la Copa Libertadores y los jugadores hacía los goles y venían a abrazarme y me decían que no me vaya pero ya había tomado la decisión y lo hice porque creía que ellos (los futbolistas) pudieran volver a estar bien”, añadió en diálogo con el programa Leyendas.

El entrenador consideró, que pese a los inconvenientes surgidos, mantuvo una buena relación con el plantel.

Publicidad

“Nos queríamos tanto que creo que empezaron a fallar algunas cosas y tiene que ver que: yo soy técnico y entrenador, no soy niñero ni policía de nadie, cada uno tiene que saber cómo comportarse y yo sé que es lo que quiero y que no para mi equipo”, precisó.

“Hubo algunas cosas que pasaron y personas que me dijeron que hice mal (en renunciar). Hubo fotos, videos de cosas que pasaron y no me gusta recordar”, añadió Arias.

¿Se cruzó la delgada línea entre amistad y respeto?, le preguntaron al uruguayo y respondió: Sí porque aunque en el entrenamiento seas muy respetuoso, la actividad de un profesional público no termina ahí. Somos públicos las 24 horas y el respeto no es solo durante una práctica, sino las otras horas”.

“Todos cometemos ese tipo de errores, cuando fuimos jugadores alguna vez cometimos una indisciplina, creo que a muchos de esos jugadores les hice bien”, concluyó. (D)

Publicidad