Javier Milei, presidente de Argentina, desató una revolución en el fútbol al comunicar medidas, incluidas en un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), que permitirían a los clubes transformarse en sociedades anónimas.

Esta propuesta, respaldada por el exmandatario Mauricio Macri, choca con los estatutos de la AFA y genera rechazo en los dirigentes y clubes más importantes del país.

En el DNU, Milei establece que la transición de asociaciones civiles a sociedades comerciales requerirá el voto de dos tercios de los asociados. No obstante, la AFA, cuyos estatutos definen a los clubes como asociaciones civiles, plantea una barrera significativa para este cambio.

Publicidad

Club por club, desde River hasta Racing, expresaron su firme oposición a esta medida, respaldando la premisa de que los clubes son de sus socios.

La postura de los dirigentes y la resistencia en masa podrían poner a prueba la viabilidad de esta propuesta en la Asamblea de la AFA, cuestionando su aprobación en un entorno donde la mayoría defiende la continuidad de los clubes como asociaciones civiles sin fines de lucro.

El fútbol argentino, siempre apasionado, se encuentra ahora en medio de una encrucijada entre la visión de modernización propuesta por Milei y el arraigado apego de los clubes y sus hinchas a la identidad asociativa y sin fines de lucro.

Publicidad

La disputa promete ser intensa y definirá el rumbo de los clubes más emblemáticos de Argentina en los próximos años. (D)