El Real Madrid, que se proclamó este sábado ganador de la Liga de Campeones 2023-2024, será el primer club europeo en aspirar a llevarse la versión renovada y reformada de la Copa Intercontinental.

La FIFA anunció el pasado diciembre el ‘regreso’ de la Copa Intercontinental, o al menos de una competición con el nombre de ese torneo que hasta 2004 medía anualmente a los vigentes campeones de Europa y Sudamérica, las dos zonas mundiales que tradicionalmente dominaron el fútbol mundial.

Esa Intercontinental se enmarca dentro de la reforma del calendario, marcada sobre todo por la creación de una versión ampliada del Mundial de Clubes, que en 2025 estrenará en Estados Unidos un nuevo formato con 32 equipos participantes en vez de los 7 con los que se disputa actualmente.

Publicidad

Ya antes de la final, Real Madrid y Borussia Dortmund tenían segura su plaza para ese nuevo Mundial de Clubes.

Pero la nueva Intercontinental, que se jugará en principio a finales de este año, en un lugar todavía por anunciarse, se disputará con los clubes que se hayan proclamado campeones continentales en el año natural en curso.

El campeón de Europa accede directamente a la final, mientras que los representantes de otras confederaciones deben jugar rondas previas.

Publicidad

Por un lado del cuadro, los campeones de Asia, África y Oceanía definen un semifinalista, mientras que los monarcas de Conmebol y Concacaf deciden con un duelo entre sí el otro.

La semifinal única se disputa unos días antes que la final, en el país que se haya elegido como sede de la parte final del torneo. El ganador será el rival del Real Madrid en la final.

Publicidad

Por el momento, el Al Ain emiratí, el Al Ahly egipcio y el Auckland neozelandés consiguieron los títulos en sus confederaciones.

Ganar la Champions también permite al campeón disputar la Supercopa de Europa, el partido que levanta la temporada oficial de las competiciones europeas de clubes.

El Real Madrid se enfrentará en esa Supercopa continental al Atalanta italiano, reciente campeón de la Europa League, el 12 de agosto en el estadio Nacional de Varsovia. (D)