A lo largo de la historia, el Real Madrid ha contado parejas de centrales con las que vivió días de gloria. Inolvidables fueron las formadas Ciriaco-Quincoces, Benito-Pirri, Sanchís-Hierro o alguna más cercana en el tiempo como la que compusieron Ramos-Pepe. Ahora, tras la salida de Ramos al PSG y la de Raphael Varane al Manchester United, se acaba la estabilidad de un dúo con la que la entidad madridista consiguió muchos éxitos.

El Real Madrid deja escapar a un jugador de 28 años que apareció en la temporada 2011/12. Hasta la 2016/17 coincidió con Pepe y peleó por un hueco en la zaga blanca y consiguió la estabilidad total junto a Ramos en el último año que jugó el central portugués en la entidad madridista.

Desde entonces, junto al excapitán del Real Madrid, formó una de las parejas de centrales más reconocidas que lideró desde la zaga la consecución de dos títulos de Liga, dos Supercopas de España, dos Ligas de Campeones, una Supercopa de Europa y dos Mundiales de Clubes.

No son los únicos trofeos que deja Varane en el Real Madrid. Antes de asentarse definitivamente en su alineación, sumó más en el periodo 2012-2016. Pero, con Ramos, fueron los citados. Ahora, Ancelotti, que ya conocía a ambos en su anterior etapa, se queda sin ninguno. El vacío, de momento, deberá rellenarlo con Eder Militao, David Alaba, Nacho Fernández y Jesús Vallejo. Eso es todo lo que tiene a mano salvo que venga algún refuerzo.

Publicidad

Causas del adiós Varane

¿Qué ha llevado al Real Madrid a perder a dos jugadores del calibre de Ramos y Varane? Del primero ya se ha escrito mucho. El presidente Florentino Pérez le ofreció renovar una temporada y Ramos quería dos. No aceptó la oferta y emplazó al máximo mandatario blanco a dibujar una plantilla sin él. Después, reculó, pero ya era tarde y el PSG le recibió con los brazos abiertos.

El caso de Varane tal vez obedezca a dos factores: el económico y el de un cambio de aires necesario. En julio, el Real Madrid hizo oficial el estado de sus finanzas resultado de la pandemia. Aunque aún goza de números positivos, dejó de ganar 300 millones de euros ($354 millones).

Varane acaba contrato en junio de 2023 y tiene una valoración cercana a los 70 millones ($82 millones). Por tanto, era urgente conseguir rédito antes de que saliera gratis. El Real Madrid sacara por él una cantidad entre los 50 y los 60 millones ($59 y los $70 millones) que aliviará sus arcas con un posible fichaje de Mbappé en el horizonte y una remodelación del estadio que pagar.

Además, después de una década en el club blanco, Varane ya parece quemado. Sin su valedor, Zinedine Zidane, el hombre que le convenció para firmar por el Real Madrid cuando aún tenía 18 años, y sin Ramos, su pareja de combate, Varane necesitaba nuevos retos en su carrera. Los ha encontrado en Inglaterra y en el United firmará uno de sus últimos contratos importantes.

Una pérdida clave

Ancelotti perderá a un jugador importantísimo. Rápido al cruce, elegante, poderoso en el juego aéreo, contundente y seguro, Varane llegó al club blanco recomendado por Zidane y con el visto bueno de José Mourinho. Por diez millones de euros, salió del Lens e inició su historia con la elástica blanca.

“Estaba en el bachillerato y me llamó Zidane, pero contesté sin saber muy bien quién era. Me habló y me dijo que no era una broma, que era él. Estaba con vergüenza y como fue una sorpresa le dije que si me podía llamar en otro momento, que estaba ocupado. Te imaginas muchas cosas pero nunca el Real Madrid. Era tan grande para mí que ni pensaba en él. Al final decidí fichar”.

Publicidad

Así narró Varane en 2012 cómo llegó a la entidad madridista. Muchos no sabían quién era, pero otros sabían que iba a triunfar. El que fue su presidente, Gervais Martel, fue claro: “Algunos piensan que Raphaël no va a jugar mucho en el Madrid, pero yo puedo decir que no va a ir allí a pintar los vestuarios. Se trata de un jugador muy inteligente, todo el mundo lo sabe”.

Centrales erráticos

No se equivocó. Varane deja atrás 360 partidos oficiales con el Real Madrid en los que marcó 18 goles con un palmarés difícil de igualar que incluye el Mundial de Rusia 2018 que ganó con Francia. El Manchester United, sin duda, ha firmado a un jugador de nivel top.

Ahora el Real Madrid espera no vivir una transición llena de obstáculos. Igual que ha tenido parejas de centrales que han hecho historia, también ha vivido etapas huérfanas de una estabilidad que intentaron innumerables jugadores.

Ahí quedan los nombres de Ricardo Rocha, Predrag Spasic, Francisco Pavón, Álvaro Mejía, Walter Samuel, Jonathan Woodgate, Christoph Metzelder, Gabriel Heinze, Fabio Cannavaro, Óscar Ruggeri, o Ricardo Carvalho. Entre el año 2000 hasta que se asentaron Pepe y Ramos con la ayuda de Albiol y Varane, el Real Madrid se gastó cerca de 150 millones de euros ($177 millones) en centrales.

Sin Varane se abre un nuevo ciclo. Si el Real Madrid no se ve afectado por su perdida y su sustituto, sea quien sea, cumple, habrá culminado una gran jugada económica. Gastó poco e ingresó mucho. Pero eso es una suposición. De momento, la realidad es que pierde a un jugador que fue bueno, bonito y barato. Sin él, se cierra un ciclo de grandes centrales que nunca se sabe cuando volverá. (D)