El PSG se prepara para una revolución en verano a nivel institucional y deportiva. El naufragio en los octavos de final de la Champions contra el Real Madrid no ha pasado desapercibido para el club, que tiene entre cejas hacer grandes cambios y uno de ellos podría ser el desengranar la plantilla de argentinos.

Según L’Équipe, Messi podría ser el único albiceleste que se quede en la capital francesa la próxima temporada en una declaración de intenciones del PSG, publica diario AS de España.

El primero en salir será Ángel Di María. El argentino solo ha sido titular en cinco encuentros en 2022 y el PSG no tiene intención de renovarle pese a que tiene una cláusula en su contrato de ampliarle un año más la vinculación al club en caso de que ambas partes se pongan de acuerdo, cosa que parece casi imposible ahora mismo.

Ante el Marsella este domingo, Pochettino no le dio ni un minuto y decidió sacar antes a Icardi, por lo que su importancia en el equipo está siendo testimonial desde la vuelta de Neymar. Además, las continuas lesiones que ha padecido son otro condicionante a la hora de renovarle. El máximo asistente de la historia del club saldrá, como ya lo hiciera el máximo goleador, Ibrahimovic, gratis.

Publicidad

Respecto a Icardi, la situación es todavía más complicada. El exjugador del Inter lleva una temporada para olvidar tanto en lo deportivo como en lo extradeportivo por sus problemas con Wanda Nara.

L’Équipe comenta que aquel episodio molestó a Leonardo y a los aficionados, que no dudaron en dedicarle una sonora pitada el domingo cuando ingresó al terreno de juego por Kylian Mbappé. Fichado por $ 53 millones, su rendimiento ha sido decepcionante y su precio de traspaso podría incluso ser inferior a los $ 21 millones.

Paredes es otro de los que podría salir de París. El mediocentro fue fichado por $ 50 millones de euros en 2019 y en tres años todavía no ha podido asentarse en el centro del campo. Aunque con Pochettino ha recuperado sensaciones, la realidad es que el vestuario, a excepción de los argentinos, no está contento con su carácter.

De hecho, L’Équipe destaca que Paredes es considerado como el “perrito guardián” de Messi, jugador con el que guarda una gran amistad. Equipos como el Tottenham ya preguntaron por su situación en enero y el futbolista es consciente de que, en un año en el que el Mundial se disputa en noviembre, tener minutos es indispensable en los próximos meses.

Publicidad

El único jugador argentino que debería seguir la próxima temporada en París es Leo Messi. Irregular en sus primeros meses en el PSG, el conjunto parisino desea que siga y que cumpla el año de contrato que le resta. Se avecinan meses intensos en París con varios de los jugadores argentinos implicados y con la mira puesta en la Champions League de 2023, una edición que puede marcar el devenir del proyecto QSI.

Esta situación contrasta con el comienzo de los años de los qataríes en París, cuando Javier Pastore, Ezequiel Lavezzi, Ángel Di María o Giovanni Lo Celso, un poco más tarde, era la atracción del PSG. Ahora Messi se queda solo. (D)