En enero, luego de que la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) hiciera oficial la no continuidad del argentino Gustavo Alfaro al mando de la Tri, el principal candidato que apareció en el camino para sustituirlo fue su compatriota Ricardo Gareca, exseleccionador de Perú.

El apodado Tigre, en varias entrevistas con medios internacionales, había mencionado que existían negociaciones con la Ecuafútbol; pero, luego de varios meses, al final el organismo anunció el arribo de Félix Sánchez Bas.

Gareca dijo que conversó con Alfaro y que este, pese a las diferencias que pudo haber tenido con la dirigencia, le dio las mejores referencias.

Publicidad

“Gustavo me habló muy bien en general de todo. Tuvo algunas diferencias que hizo que se alejara, que son cosas que las tomo como algo normal, porque a veces en el fútbol uno puede tener diferencias con la conducción”, expresó.

“No es que tengo una amistad (con Alfaro), pero somos colegas y nos enfrentamos muchas veces y tenemos un respeto entre los dos. Él me habló muy bien de Ecuador”, añadió en conversación con Deportivismo.

En ese contexto, el apodado Tigre cuestionó que las negociaciones con él fueron extensas y que luego, de forma rápida, se anunció la contratación del español Félix Sánchez Bas.

Publicidad

“Ecuador solucionó el tema del técnico rápidamente. A mí no se me dio en dos o tres meses de negociaciones; de pronto, lo hizo en una semana con otro entrenador”, concluyó Gareca. (D)