El caso de Byron Castillo genera repercusiones a diario. La firme postura de la Federación de Fútbol de Chile, las respuestas desde Ecuador y las ironías del jugador a través de redes sociales agrandan el debate. A eso se suman las irregularidades pasadas del futbolista que se han destapado en los últimos días. En ese contexto, Eduardo Carlezzo, abogado de la ANFP, dio pistas de la estrategia que seguirá Chile y respondió a la defensa que planteó Ecuador.

“El único argumento que tiene la Federación Ecuatoriana de Fútbol, y que ya estaba previsto en nuestros alegatos a FIFA, es el antecedente de un habeas data, pero nosotros ya explicamos que eso no tiene aplicación para el caso. No le da validez a la nacionalidad”, adelanta Eduardo Carlezzo en conversación con diario AS.

¿Por qué no es válido?

El habeas data es una acción legal conocida en muchas constituciones. Es un argumento que le garantiza a un ciudadano tener una identificación. En este caso fue a raíz de un informe jurídico de la Dirección Nacional de Registro Civil de Ecuador. Allí se identificó, de una manera muy clara, que el certificado de partida que Byron presentó no existía en sus archivos internos. Es decir, la máxima autoridad no tenía conocimiento sobre ese certificado. A partir de ese informe, se concluyó que ese documento no existía, que el acta que hacía referencia a él tampoco era válido porque pertenecía a otro certificado y que había varias inconsistencias. Así, se anotó en la inscripción del jugador que tendría un registro bloqueado por contravención.

¿Y quedó sin identificación?

Claro. Y cuando ocurrió eso, el jugador utilizó el instrumento de habeas data para eliminar esos datos. El juez de la Corte Provincial de Justicia del Guayas determinó que el Registro Civil debía borrar esa observación en su cédula, hasta que un juicio penal competente lo declarara nulo.

Publicidad

¿En términos concretos eso quiere decir que Byron Castillo recibió su cédula por un derecho constitucional y no es sinónimo de que realmente sea ecuatoriano?

Así es. Nosotros, incluso, estamos interesados de que la gente lea el fallo, porque en ningún momento hace mención de que si el certificado de nacimiento era válido o no, si existía un certificado colombiano o no, o si podía jugar por la Selección. Los límites de un habeas data es muy limitado.

En El Mercurio, el abogado de Ecuador (Celso Vásconez) utiliza respuestas como “no creo que el documento sea falso” o “si se llega a comprobar que el jugador adulteró documentos...”. ¿Da a entender que la federación de ese país ya se abrió a la posibilidad de que el futbolista no sea ecuatoriano?

Entiendo que sí. La federación empieza a preparar una estrategia distinta, a decir que ha sido manipulada y no ha sido culpada. Y que por tanto, si alguien tiene que ser castigado, tiene que ser el jugador y no la federación.

Publicidad

¿Lo están dejando solo?

No lo sé.

¿Chile está preparado para esta estrategia?

El comité disciplinario de FIFA determina que la federación, en casos como este, tiene responsabilidad objetiva, independiente si es descuido y negligencia. Si lo convoca, la federación es solidaria por ese hecho. En nuestro reclamo planteamos que la federación tiene esa responsabilidad. Pero para ampliar el análisis, mostramos una cadena de acciones en que la federación tuvo total conocimiento de los hechos. Incluso apartó al jugador de un Sudamericano 2017 horas antes de iniciar la competencia. Además, tenemos un documento crucial, que es el corazón de nuestra denuncia: un informe de la Comisión de Investigación de la Federación Ecuatoriana en que analizó todos los antecedentes del jugador e hizo sus propias investigaciones y concluyó que Byron Castillo era colombiano.

Publicidad

Con todas estas pruebas, ¿Chile está más cerca del Mundial hoy?

No es un asunto fácil. Sacar a un equipo clasificado al Mundial sería algo inédito, por lo tanto sabemos que FIFA tendrá toda la consideración y observará los hechos con tranquilidad. Pero también digo que hemos llevado a FIFA una carga de pruebas muy grande. Y cuando vemos que la única respuesta de la Federación Ecuatoriana es el habeas data, se percibe que la alegación de ellos es muy débil. (D)